¿De verdad? Demi Rose se equivocó… ¡de fecha!

La culpa es del jet lag

Se ve que Demi Rose sabe que las primeras en hacer algo, las pioneras son las que permanecen en el recuerdo y en la mente de seguidores, que lo que viene después tan sólo son réplicas.

Lleva en la primera posición mucho tiempo a base de todo lo que tiene, se ve que le gusta el puesto y a nosotros nos gusta que esté ahí, pero también se ve que le gusta dar la nota, y de eso, también sabe.

La de las curvas más grandes imposibles, la de los bikinis que no gastan en tela o la de los escotes que pierden su nombre por su tamaño debe de haber sufrido un lapsus temporal a la hora de elegir atuendo, es la única explicación.

Y podemos echarle la culpa al exceso de trabajo, a los viajes o al jet lag, pero es evidente que Demi se ha equivocado de fecha.

Que es verdad que el rojo le favorece, que lo de Mamá Noel le queda genial y que ha adaptado el traje a su cuerpo, que ya es todo un logro, pero eso de adelantarse casi un par de meses a las Navidades, es de nota.

Viéndolo desde el punto de vista de llamar la atención y conseguir el comentario hay que reconocerle su mérito, su idea y su intención. Pero lo mismo hubiese sido más idóneo hacerlo un poco más a su estilo, con algo menos de ropa, algo más cercano a la fecha de verdad y un poco más de cara a la vista.

Las nuevas glorias lo tienen muy difícil con una Demi como esta en el mercado. Que aunque físicamente vienen bien preparadas y  pisando fuerte, Demi tiene lo suyo bien ganado. Y no tiene intención ni de moverse ni de irse, lo ha dejado bien claro.