El vestidito rojo de Elianis Garrido que dinamita Instagram

Un éxito absoluto.

La actriz y modelo colombiana sí que sabe cómo sacarle provecho a su espectacular físico, esto tiene sentido, ya que hizo una gran inversión en varias zonas de su cuerpo con el fin de que fueran más llamativas, se puede decir que la cirugía plástica ha sido una gran aliada en su crecimiento profesional. Luego de varios papeles en novelas interesantes y algunas nominaciones, Elianis Garrido se está destacando como modelo de redes sociales, mejor conocida como influencer, en donde varias marcas aprovechan los casi 4 millones de seguidores que tiene en Instagram para que los promocione.

El vestidito rojo que está usando en la publicación resalta el trazo pronunciado de su cuerpo. Tal como ella indica, el rojo es un color que le sienta muy bien, lo llama su color de la suerte, pero podríamos decir que es el color de la seducción, porque dejó sin aliento a una gran cantidad de personas que se animaron a mirarla.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Si tienes duda: viste de Rojo❤️ Quienes me conocen saben que es mi color de la suerte. Y el tuyo? . . Me combina con la cocina de @ferrara.colombia 😏🔝🔝

Una publicación compartida de ELIANIS (@elianisgarrido) el

Lo gracioso es que la foto tiene como objetivo promocionar la marca de una cocina de gran fama en el mundo, lo que no sabemos es si los más de 45 mil me gusta son para Elianis o para la cocina

Elianis es muy hermosa, sus seguidores prácticamente la idolatran por el gran cambio que tuvo desde su infancia hasta quien es hoy en día. Su ascenso en el medio es admirable y a pesar de lo que parecería por las numerosas cirugías que se ha hecho, Elianis mantiene la humildad y los pies sobre la tierra, aceptando sin restricciones que su belleza no es natural.

La última situación que experimentó fue en sus dientes superiores, los cuales sufrieron un golpe y perdieron la pasta que los estilizaba. En plena sala de odontología cuando se hacía la reparación, la colombiana se animó a mostrar cómo son realmente. Variaciones por doquier. 

¿La autenticidad conductual puede solapar al físico artificial?