El vestido de Demi Rose ¡tiene truco!: ¡Encoge por momentos!

No se nos hubiera ocurrido hacerlo

Cuando creíamos conocer tamaño y volumen de las curvas de toda la que se pasea por la sección rosa, va Demi Rose y nos descoloca.

Y nos descoloca no porque no sepamos de lo suyo ni sea la primera vez que la vemos, nos descoloca porque nos dice sin decir que existen mil formas para atraer la atención, ¡como si no la hubiera conseguido ya antes!

Dice Demi que el secreto está en usar tops de los suyos, escotes infinitos, prendas con poquísima tela y dejar intuir, porque la imaginación es la mejor de las armas.

Y se ve que esta táctica le va bien, más que bien para ser justos, porque los incondicionales no le faltan y se asoman todos los días a descubrir las nuevas publicaciones de la modelo.

Pero como Demi sabe cómo funciona esto, y que un día se está muy arriba pero al siguiente se puede estar más abajo, la maniquí idea alternativas para mantener la atención y que los suyos no le fallen.

Nada mejor que echar mano al estilismo, pero no a lo de siempre, que se trata de sorprender. Porque llevar un vestido ajustado y ceñido como un guante no es nada nuevo para Demi. Tampoco lo es dejar claro que ni Sol Pérez ni Anastasiya le hacen todavía sombra en temas curvilíneos. La cosa está en el vestido. En poder hacer que su tamaño mini se vaya haciendo más mini a medida que una quiera. Que se tire de un cordón y se enrolle y lo poco que cubría antes quede al descubierto ahora.

Y si a pesar de esto la cosa no funciona, con el movimiento, al iniciar la marcha el vestido no va a poder seguir en su sitio, no va a aguantar.

Un truco de las que llevan ya un tiempo por estos lares y quieren seguir mucho tiempo más. Que vayan aprendiendo las nuevas glorias.