¡Vestidos cortísimos! Lele Pons y su amiga ¡Arrasan y enseñan eso!

Ojo a la foto

Lele Pons es una bomba de relojería. Todo lo que hace se convierte en viral en unas pocas horas, tal es su tirón. No en vano la prestigiosa revista ‘Time’ la designó como La venezolana más influyente del mundo. La criatura se desenvuelve como pez en el agua, tanto con el mercado latino como en el americano, le da igual, a los dos los tiene engatusados con sus salidas de tono y sus fotos sensuales. Combina ambos aspectos y le dan un resultado instantáneo.

Y es que Lele es el ejemplo de cómo llevar a buen puerto el hecho de ser una influencer brutal con altas dosis de humor y teniendo, eso sí, una figura de escándalo. Sus vídeos desternillantes y sus fotos en situaciones atípicas se han convertido en un clásico y sus 38 millones de seguidores en Instagram lo atestiguan. Día tras día sus suscriptores reciben algún contenido de calidad que ella produce y cuelga para deleite de esos numerosísimos fans.

Y en parte este éxito desmesurado, como una de las latinas que más gente reúne en su muro al día, se lo debe a su todavía amiga Hannah Stocking, que hace ya cinco años la alentó a abrir una cuenta en la red social Vine, donde creía Hannah que Lele tenía un nicho de seguidores. Y vaya si los tenía: aún hoy sigue ostentando el récord de alcanzar las 1000 millones de reproducciones y estar por encima en sus IG Stories de personalidades tan importantes como Cristiano Ronaldo o Kylie Jenner.

Ver a una rubia despampanante reírse de sí misma y hacerlo con soltura y gracia no es común. En un mundo de recetas rápidas e interactivas, este tipo de contenidos son oro puro. Lele lo sabe y lo explota. Y lo peta. Y su amiga Hannah, que también lo sabe, se une de vez en cuando a su fiesta. Como en esta ocasión en la que tiran menos de humor y más de sensualidad para mostrar más de la cuenta con esos vestidos: su amor mutuo con dos tatuajes.

Lele Pons y Hannah