Vuelve a la carga una de las mayores diosas rubias de Argentina

¿Qué hace?

Las diosas mantienen su influjo a lo largo del tiempo, da igual cuanto pase. Es tal la atracción que generan que su empatía se extiende entre el público, conquistándolo. Luego, muchos se convierten en fans que siguen a la diva allá por donde pise, haga lo que haga. Más aún en los tiempos modernos, donde es sencillo mantenernos al día de los pasos que dan las mujeres más bellas con solo conectarnos a sus redes sociales.

Es por eso que Martín Demichelis, exjugador de fútbol de la Selección Argentina, el Bayern de Múnich, Atlético de Madrid, el Manchester City o el Málaga CF, siempre sonríe en Instagram. Porque vive con una de esas preciosidades, posiblemente el mayor mito rubio argentino. Se dieron el sí quiero allá por 2015 y, desde entonces, son una de las parejas de famosos más unidas de Argentina. Tienen tres hijos.

Eva Anderson y Demichelis, de vacaciones

El amor entre ellos tal vez les confiere una aureola más atractiva. Y es real. Martín, ya retirado, lo demostró este mismo año enfrentándose a malhechores que querían robar en la vivienda que la familia tiene en Marbella, a los que forzó a huir. Esta valentía bien puede ser una muestra de amor hacia la despampanante modelo… y sus hijos, que también se encontraban de madrugada en la vivienda, cuando se produjo el asalto.

Querida y respetada, la modelo, que censura poco sus apariciones en las redes, ha sorprendido (y obsequiado) a sus seguidores con su cuerpo curtido y sus líneas definidas, a la vez que nos ha ido contando la evolución de su maternidad.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

ℰ𝓃𝑒𝓇𝑔𝒾𝒶 🌊 #marbella

Una publicación compartida de E͙V͙A͙ A͙N͙D͙E͙R͙S͙O͙N͙ (@evangelinaanderson) el

Eva va de un lado al otro.

Por eso es por lo que muchos aman a Eva, por su naturalidad a la hora de expresar lo que siente y mostrarse tal cual en las redes. Su última ocurrencia, por ejemplo, ha sido tomarse una fotografía del revés, mostrando sus muslos y ocultando su cabeza. ¿Qué querrá decir?