Will Smith dice que es culpable y pide perdón, pero… ¡es demasiado tarde!

¿Servirá de algo ahora?

No corren buenos tiempos para Hollywood ni para ninguno de los actores afincados allí. Ya puedes ser Brad Pitt, actuar como Sylvester Stallone o ser el padrino que ninguno quisiera tener que la ciudad de Los Ángeles está de capa caída. Y Will Smith, también. El actor acaba de reconocer que tiene su parte de culpa en toda la desinformación que circula sobre el Covid-19… ¿cómo es eso posible?

Vayamos por partes.

El actor ni está pasando la mejor época de su vida a nivel personal ni a nivel estrella las tiene todas consigo. Sus hijos se están convirtiendo en el mayor azote para su tranquilidad y el Covid-19 está haciendo el resto, ¿volverá a saber lo que es la calma?

Con el panorama médico al que nos estamos enfrentando, Will reconoce ser culpable- aunque sólo en parte- de toda la desinformación que está circulando debido al personaje que interpretó en ‘Soy leyenda’.

En esa cinta, Will era el único superviviente a un virus que transformó a toda la humanidad en bestias que buscaban su sangre salvo al propio intérprete, que era inmune al bicho

Smith piensa que en ocasiones los personajes de sus películas pueden dar pie a una falsa realidad y a un heroísmo que sólo existe en la pantalla, por eso nos anima a servirnos de fuentes fidedignas para no ser víctimas de todos los bulos que circulan por la red.

Para interpretar el papel de virólogo de la película ‘Soy leyenda’, Will tuvo que acudir a centros para el control de la prevención de enfermedades, consultar a virólogos en la vida real y asimilar conceptos difíciles de entender para los que no estamos acostumbrados a ellos. De ahí su sentimiento de culpa al desdibujar la realidad en favor de la película Y de ahí también su necesidad de pedir perdón.

Con toda la información que está circulando estos días, el actor intenta poner un poco de tranquilidad y fundamento. Quienes están al mando son los virólogos y los epidemiólogos, el resto sólo manejamos conjeturas.

Profesionales que un día le echaron un cable a la hora de interpretar un papel y que hoy trabajan para frenar un virus de verdad… y es que a veces la realidad supera a la ficción, ¿no creen?