Will Smith lo demuestra y le da una lección épica a Kim Kardashian

El actor es un referente dentro y fuera de la pantalla

Pocos creían que la carrea de ‘El Príncipe de Bel-Air’ iba ser tan fructífera, de hecho Will Smith ha sido el único del elenco de protagonistas de la legendaria serie de los 90s que verdaderamente ha triunfado en la meca del cine. Y eso que ha pasado vicisitudes de todos los tipos, pero a día de hoy el actor pasa por ser uno de los guapos más estables sentimentalmente de Hollywood, todo lo contrario que Kim Kardashian, que se enfrenta según los rumores a un proceso de separación complejo de Kanye West.

Partiendo del actor de 52 años nacido en Filadelfia, Pensilvania, su relación con su actual pareja, Jada Pinkett, no ha sido fácil ya que han afrontado dificultades muy dispares a lo largo de los 24 años que llevan juntos. Desde la inclusión polémica del malogrado rapero Tupac Shakur como amigo de Jada y con el que Smith mantenía una relación difícil, pasando por los rumores que acercan al matrimonio a una posible unión liberal y abierta; todo en ellos han sido saltos a superar para seguir adelante.

Si lo extrapolamos a la mujer cabeza del clan más famoso de la tele, Kim, hay que decir que en apenas dos décadas cuenta con tres relaciones fallidas –la citada con Kanye West, que parece ya está culminada; y dos más, con Damon Thomas y Kris Humphries- que le han reportado cuatro hijos.

Es indudable que la diferencia entre Smith y Kardashian es evidente.


Más estabilidad

Y hemos querido nombrar al intérprete -habitualmente noticia por sus films y ciertos escándalos familiares (matrimonio y su hijo, que tiene numerosos capítulos de escándalos)- y compararlo con la diva de las redes sociales para demostrar que los dos polos de una misma moneda se pueden dar entre las más grandes celebridades.

Así, como ejemplo de parejas fuertes en el barrio elitista de Los Ángeles y pese a su dinero y fama hay que nombrar a Denzel y Pauletta Washington, Kevin Bacon y Kyra Sedgwick, Goldie Hawn y Kurt Russell, Jennifer Connelly y Paul Bettany, Neil Patrick Harris y David Burtka o Hugh Jackman y Deborra-Lee Furness; mientras que en el foco opuesto, el de las rupturas, cabe destacar algunas de las más recientes, como la de Luke Evans y Rafael Olarra o la de Zoë Kravitz y Karl Glusman. 

Es cierto que no todo es lucha y a veces la llama simplemente se apaga… o tal vez haya que luchar si se desea mantenerla con vida. En cualquier caso, Will Smith lo ha hecho; Kim Kardashian, no.