¡Yanet García muestra sin querer la flor! Jeans cortos hasta para Sol Pérez

El verano llegó y quiere broncearse entera

El pronóstico del tiempo hace mucho que perdió esplendor con la ausencia de la argentina Sol Pérez y sobre todo de la mexicana Yanet García. Cuando las dos conocidísimas bellezas televisivas se han dado un respiro al frente de asl aproximaciones más subidas de temperatura de la parrilla, sus millones de fans -13 y pico en el caso de la norteamericana y 5,2 en el de la argentina- lo han lamentado, por lo que a estos solo les queda el consuelo, que no es poco, de las redes sociales de una y otra. Pero si desde el comienzo del verano hasta el final del mismo Yanet García va a salir así a fotografiarse, será una época estival de las más calurosas.

Y eso que aún no ha llegado oficialmente, ni se puede disfrutar por culpa de la cuarentena impuesta en casi todo el globo, pero sobre todo en el hemisferio norte, por el temido coronavirus, sin embargo nada puede impedir que la primavera se exprese en todo su esplendor. Y si esta estación la sangre altera, esperen a ver cómo lo hace el último modelito de la Monterrey en Estados Unidos.

Ya lo venía avisando cuando se instaló junto a su novio, Lewis Howes, en California, donde las playas y las vistas implican que, aún a pesar del Covid-19, el impulso de cada californiano se abre camino, saliendo a la calle a ver el mar. El suyo, sin ocultarlo, le lleva a pasear por la arena de la playa junto a su perro y su pareja, incluso a comerse unos Doritos, como en la foto. Ella no va a perder la forma, ni él tampoco, ya que son unos apasionados del deporte más exigente. Hay que recordar que Howes es ex atleta de fútbol americano y handball, y solo hay que ver las rutinas de la mexicana para ver que la grasa no es su problema.

Las mallas, piensan muchos, pueden engañar, no así esta impresionante instantánea que se ha tomado la conocida influencer en pleno campo en flor y que deja ver cómo se las gasta su escultural anatomía. Con unos jeans tan cortos que estarían solo al alcance de la otra belleza, la porteña, y la primavera estallando a su espalda, Yanet nos deja ver que tiene una flor a su lado y no es solo la de las amapolas, sino la de la genética.