Bayern Munich venció 1-0 a Borussia Dortmund y se encamina hacia el título

Los Bávaros se impusieron por la mínima diferencia, con un golazo de Joshua Kimmich, extendieron su diferencia en la cima y se dirigen hacia su octava conquista consecutiva de Bundesliga.

En el estadio Signal Iduna Park, en el marco de la fecha 28 de la BundesligaBayern Munich derrotó 1-0 a Borussia Dortmund en una nueva edición del Der Klassikerlo aventaja por siete puntos en la cima de la tabla de posiciones y se encamina hacia su octava conquista consecutiva del certamen doméstico.

Con las tribunas desiertas a causa de una medida de prevención por la pandemia del coronavirus, el fervor del partido lo brindaron los futbolistas, quienes desde el comienzo del encuentro exhibieron entusiasmo y, pese a las limitaciones físicas, demostraron la intensidad que caracterizan a los duelos donde los objetivos se encuentran en juego.

En los primeros segundos del compromiso, el dueño de casa coqueteó con la inauguración del resultado. Luego de que Manuel Neuer abandonara su arco para interceptar un pase en dirección a Thorgan HazardErling Braut Haaland capturó el balón sin dueño y remató desde el perímetro del área, pero Jerome Boateng despejó la pelota sobre la línea y evitó la conquista.

El Dortmund adoptó un rol protagónico y se adueñó de la posesión del balón en los compases iniciales. La estrategia ofensiva de los dirigidos por Lucien Favre consistió en ensanchar al equipo con la presencia en los extremos del campo de los carrileros, Achraf Hakimi y Raphaël Guerreiro, quienes obligaron la colaboración defensiva de Kingsley Coman y Serge Gnabry. En este escenario, Julian Brandt y Hazard intentaron aprovechar los callejones centrales para filtrarse en velocidad ante el adelantamiento de la última línea contraria.

En contrapartida, el visitante abusó de los envíos aéreos en búsqueda de Robert Lewandowski, que no logró imponerse en las alturas en los primeros pasajes. Sin embargo, luego de un comienzo con incertidumbres en el campo, el Bayern empezó a ejercer un dominio territorial, pero careció de profundidad en los metros finales.

Consolidando la función que adquirió en el transcurso de su carrera, Thomas Müller se convirtió en el comodín del elenco de Hans-Dieter Flick. El campeón del Mundial de Brasil 2014 partió desde el centro del campo, donde intentó generar resquicios a las espaldas de Thomas Delaney y Mahmoud Dahoud, pero luego se trasladó con libertad y no les otorgó referencias a los defensores.

Los Bávaros crearon una superioridad numérica en el sector derecho del ataque. Allí, Coman gozó del respaldo de Joshua Kimmich y de Müller y se transformaron en reiteradas amenazas, pero se repitieron las imprecisiones en la faceta creativa.

La visita protagonizó una acción de peligro que pudo haber culminado con la apertura del marcador. A los 19 minutos, tras un centro raso desde la derecha, Gnabry giró en el área chica y ensayó un remate de derecha que superó a Roman Bürki, pero Lukasz Piszczek impidió que el balón ingresara en la valla.

En el ocaso de la etapa inicial, el Bayern estableció una ventaja a raíz de la intervención de Kimmich, uno de los futbolistas más versátiles del planeta. A los 43’, luego de una asociación entre Müller y Coman, Kimmich recibió la pelota en la zona frontal, controló con incomodidad y, desde fuera del área, impactó el balón con una extrema cuota de sutileza, por encima de la resistencia de Bürki, y anotó el 1-0.

 

En el inicio del complemento, se produjo una de las acciones más polémicas de la jornada. Luego de recibir en el sector izquierdo del área, Haaland remató y su tiro se desvió en el brazo izquierdo de Boateng. Sin embargo, el árbitro Tobias Stieler decidió no sancionar penal y determinó la continuidad del juego sin acudir al VAR para observar la repetición.

El ingreso de Jadon Sancho, en reemplazo de Brandt, derivó en que Dortmund dirigiera sus intenciones ofensivas hacia la posición del extremo inglés, quien se recostó sobre la banda izquierda y buscó los duelos individuales con el lateral derecho Benjamin Pavard.

Pese a que gozó del porcentaje mayoritario de la tenencia, el cuadro amarillo no halló vías para profundizar y encontrar lanzados en velocidad a Sancho y Hazard. Las deficiencias del Dortmund fueron una consecuencia directa del repliegue defensivo del Bayern, que demostró un compromiso colectivo para no conceder espacios y luego se aventuró en contragolpes.

A los 35’, luego de una intervención de Mario Götze, Dahoud disparó de zurda desde la medialuna y exigió la aparición de Neuer, que evitó el empate. La respuesta de los Bávaros se efectuó por intermedio de Lewandowski. A los 37’, el delantero polaco remató desde media distancia y la pelota se estrelló en el poste derecho.

De esta manera, el Bayern se adueñó de la victoria en el clásico y, con 64 puntos, extendió a siete unidades su diferencia con el Dortmund (57) en lo más alto de la tabla de la Bundesliga. Mientras que RB Leipzig (el miércoles recibe a Hertha Berlin) se ubica en la tercera posición, con 54.