La condición sobre Icardi que puso Conte para arribar al Inter

El ex entrenador de la Juventus es el favorito para reemplazar a Spalletti, pero exigió que transfieran al delantero argentino para descomprimir la tensión del vestuario.

En horas de la mañana, el Inter oficializó un secreto a voces al comunicar que Luciano Spalletti dejó de ser el entrenador del equipo. Luego de haber obtenido la clasificación a la Champions League por segundo año consecutivo, el técnico fue cesado tras una irregular campaña en cuanto a los resultados conseguidos y al nivel futbolístico exhibido. El favorito para reemplazarlo es Antonio Conte, quien acordó un contrato por tres temporadas y nueve millones de euros anuales. Sin embargo, el italiano estableció una condición para firmar el vínculo: la salida de Mauro Icardi.

Los problemas extradeportivos que protagonizó el delantero y las polémicas declaraciones de Wanda Nara, representante y esposa del futbolista, marcaron el semestre de la entidad de Milán. El atacante estuvo marginado del plantel durante dos meses y se le retiró el brazalete de capitán. El nuevo técnico considera que los controversiales episodios del argentino acabaron con la tranquilidad del vestuario y originó un clima colmado de tensión. Por lo tanto, cree que la partida del rosarino sería apropiada para recuperar la paz interna dentro del club.

Icardi

Aunque el deseo de Icardi es continuar en la institución, Piero Ausilio, director deportivo, y Giuseppe Marotta, consejero de la administración, se encuentran de acuerdo con la postura del entrenador y trabajan para encontrarle una salida al delantero. El inconveniente es que en la Serie A sólo la Juventus podría satisfacer las pretensiones económicas del futbolista de 26 años. Mientras que fuera de Italia, cuenta con una cláusula de rescisión de 110 millones de euros para equipos extranjeros que puede ejecutarse hasta el 15 de julio. El Atlético de Madrid de Diego Simeone, que busca un sustituto para Antoine Griezmann, sería uno de los probables destinos.

Conte, de última experiencia en el Chelsea, le comunicó a los directivos que el reemplazante ideal del argentino sería Edin Dzeko. El atacante bosnio marcó 14 goles en los 40 encuentros que disputó en la reciente temporada y pretendería abandonar la Roma. Romelu Lukaku, del Manchester United, es una de las variantes que maneja la secretaría técnica. El belga no es prioridad para Ole Gunnar Solskjaer y la entidad inglesa no descarta transferirlo para reducir el presupuesto salarial.