Gabriel Milito y Mauricio Pochettino, las variantes argentinas de Barcelona

Los directivos del Culé tendrían decidido despedir a Ernesto Valverde y, ante la negativa de Xavi para asumir de inmediato, se erigieron las posibilidades de los dos entrenadores argentinos.

El agónico gol de Ángel Correa, que propició la clasificación del Atlético de Madrid a la final de la Supercopa de España, expuso la crisis que tiene lugar en el seno interno del Barcelona, donde las opacas actuaciones del equipo en el empate ante Espanyol, y en la eliminación frente el elenco de Diego Simeone, establecieron una incógnita sobre la continuidad de Ernesto Valverde en la dirección técnica.

Dentro de un porcentaje mayoritario de la Comisión Directiva de la institución reúne consenso la decisión de despedir al actual entrenador, cuyo contrato finaliza el próximo 30 de junio. Por este motivo, un día después de la caída contra el Colchonero, el director general, Óscar Grau, y el director deportivo, Eric Abidal, se reunieron en Doha con Xavi Hernández para dialogar sobre la posibilidad de que se convierta en el nuevo estratega del Culé.

1

Sin embargo, el técnico del Al Sadd de Qatar habría declinado la oferta para asumir las riendas del plantel de inmediato y postergó la propuesta para la culminación de la actual campaña, cuando expirará su vínculo con la entidad asiática. Como consecuencia, los dirigentes contemplan alternativas y, entre ellas, se destacan dos argentinos: Mauricio Pochettino y Gabriel Milito.

El oriundo de Murphy se encuentra en libertad de acción tras haber sido relevado del Tottenham en noviembre pasado y cuenta con el respaldo de Ramón Planes, integrante de la Secretaría Técnica del conjunto catalán y con quien forjó una relación cuando coincidieron en el Espanyol.

2

El santafesino, que vive en Barcelona desde su salida de los Spurs, también tendría el beneplácito de los referentes del vestuario, entre los que se erige la figura de Lionel Messi. Sin embargo, existe un factor que genera un interrogante entre determinados dirigentes a la hora de analizar su contratación.

En 2018, el ex futbolista, identificado con los Periquitos y pretendido por Real Madrid en diferentes ocasiones, expresó en una entrevista que prefería regresar a su granja en la Argentina antes que dirigir al Barsa, evidenciando su posición con respecto al clásico regional.

A diferencia de Pochettino, la opción de Milito sería para ocupar el banco de manera interina hasta mediados de año y luego apostar por el arribo de Xavi, que aceptaría volver al club en junio. El actual entrenador de Estudiantes de La Plata, quien mantiene una buena relación con Messi y otros de sus antiguos compañeros en el Blaugrana, no descartaría la chance de manera apresurada, pero debería producirse una negociación con el Pincha ya que posee contrato con vigencia.