El increíble lamento de Arsene Wenger con Lionel Messi que aún lo atormenta

El entrenador francés, que dirigió durante 22 años al Arsenal, reveló una desconocida anécdota con el astro argentino que podría haber modificado el rumbo de la carrera de la Pulga.

Arsene Wenger se erigió como uno de los entrenadores de mayor renombre en la historia del fútbol inglés. Los 22 años en los que dirigió al Arsenal le permitieron obtener un prestigio inoxidable y se caracterizó por brindarle reiteradas oportunidades a los futbolistas más jóvenes del plantel y de la cantera de la institución.

En la actualidad, más de 14 meses después de haber dimitido de su cargo en la entidad de Londres tras una fructífera relación para ambas partes, el entrenador francés reveló un dato desconocido de su gestión hasta el momento. En diálogo con beIN Sports, confesó una anécdota que cuenta como protagonista con Lionel Messi.

1

Según explicó el técnico, que en los últimos días confirmó su intención de volver a comandar a un equipo, estuvo muy cerca de incorporar al astro argentino a la disciplina de los Gunners. En 2003, cuando el club logró contratar a Cesc Fábregas proveniente de La Masía, Wenger mantuvo una serie de conversaciones con el oriundo de Rosario con la intención de convencerlo de emigrar de Cataluña.

Continuó explicando que, por aquel entonces, el Arsenal se encontraba en un nivel deportivo similar al del Blaugrana. De hecho, en esa temporada (2003/2004), se proclamó campeón invicto de la Premier League, un hito que nadie consiguió repetir hasta la fecha.

2

El oriundo de Estrasburgo, de 69 años y con pasado como DT en Cannes, Nancy, Monaco (todos de la liga francesa) y Nagoya Grampus (Japón), resaltó que su elenco se hallaba en condiciones de formar un equipo juvenil fuerte con jugadores talentosos. El arribo de Fábregas y, más tarde, de Gerard Pique (al Manchester United) confirmaban la jerarquía internacional de Inglaterra.

Sin embargo, y pese a que le expresaron el interés, la Pulga decidió continuar en el Barsa, donde luego comenzaría a construir una historia invaluable y, como si no fuera suficiente, se transformó en una pesadilla recurrente de los Gunners en el ámbito europeo.

Messi los enfrentó en seis ocasiones, siempre en el marco de la Champions League, con un saldo de cuatro victorias, un empate y sólo una derrota. Además, marcó nueve goles y brindó dos asistencias. Cuatro anotaciones fueron en un mismo partido: luego de la igualdad 2-2 en encuentro de ida de los cuartos de final de la edición 2009/2010, brilló en la revancha y fue el artífice del triunfo 4-1 en el Camp Nou.