Inédito: Getafe pudo haber incorporado a Lionel Messi y Pep Guardiola

El presidente de la institución madrileña reconoció que había logrado un principio de acuerdo con su par del Culé para sumar a préstamo al rosarino. También estuvo cerca el técnico de Manchester City.

Al igual que el movimiento de una pieza puede modificar el desenlace de una partida de ajedrez, las transferencias que se concretan en el mercado de pases, y las negociaciones que resultan infructíferas, poseen la capacidad de cambiar el transcurso de la historia en el mundo futbolístico. Y Getafe puede otorgar testimonios para consolidar la teoría.

Ángel Torres Sánchezpresidente de la institución desde 2002, reveló que durante sus primeros años de gestión en el equipo español estuvo muy cerca de consensuar a dos incorporaciones que hubiesen podido comandar al club hacia otro camino: Lionel Messi y Pep Guardiola.

“En el primer o segundo año de Messi lo tuvimos casi hecho para que viniera al Getafe cedido. Al final, Rijkaard no aceptó y nos quedamos con las ganas”, reconoció el directivo en una entrevista con el periódico español Marca.

El dirigente había logrado un principio de acuerdo con el por entonces titular de la entidad de Cataluña, Joan Laporta, para que el astro rosarino, cuando tenía 18 años, se marchara a préstamo al conjunto madrileño con el objetivo de que gozara de continuidad para promover su desarrollo en el terreno de juego.

Sin embargo, Frank Rijkaard se interpuso en la gestión. El argentino realizó su debut en el Culé el 16 de octubre de 2004 y solo disputó nueve partidos en su primera temporada como profesional. Mientras se contemplaba la salida de la Pulga, el entrenador holandés optó por brindarle un rol más protagonista al delantero en su segunda campaña y participó de 25 compromisos, convirtió ocho goles y brindó cinco asistencias.

La gestión por Guardiola se llevó a cabo en 2008, en la antesala a que el actual técnico de Manchester City asumiera las riendas del plantel profesional del Blaugrana. En aquella época, el nacido en Santpedor comandaba al Barcelona B, donde promovió a futuras estrellas del elenco como Sergio Busquets, Thiago Alcántara y Pedro.

“Un día estábamos en un sorteo europeo en Suiza Txiki (Begiristain, director deportivo de Barcelona, por entonces) y yo, y la idea era que Laudrup entrenara al Barcelona y nosotros nos quedáramos como sustituto con Guardiola, porque Laporta al principio no estaba nada convencido de fichar a Pep”, explicó el mandatario del club de La Liga.

La salida de Rijkaard de la dirección técnica de Barcelona se había convertido en un secreto a voces y los candidatos primarios para sucederlo eran Michael Laudrup y el DT de los Ciudadanos. Luego de semanas de análisis, Laporta apostó por el catalán.

El danés afrontó otro final y fue el principal damnificado de la historia. Pese a que había accedido a la definición por el título de la Copa del Rey (perdió con Valencia) y alcanzó los cuartos de final de la Copa UEFA (cayó ante Bayern Munich), su vínculo no fue renovado por Getafe, que decidió contratar a Víctor Muñoz.