La llamativa razón por la que Tottenham despidió a Mauricio Pochettino

El técnico habría pedido que se instalaran cámaras para grabar los entrenamientos, pero el club se negó y luego las colocó para filmar un documental de Amazon. La relación con el presidente se quebró.

El despido de Mauricio Pochettino en Tottenham alzó las voces de personalidades del deporte. Los antiguos dirigidos del entrenador le agradecieron con emotivas publicaciones en las redes sociales y una leyenda del fútbol inglés, Gary Lineker, respaldó al argentino y fue crítico con la decisión adoptada por los directivos.

En una vorágine de 24 horas, José Mourinho fue presentado como nuevo técnico del equipo, que ocupa la 14° posición en la Premier League y se encuentra a 20 puntos de distancia del líder Liverpool, y comandó su primer entrenamiento antes de realizar su debut oficial este sábado visitando al West Ham de Manuel Pellegrini.  

1

Mientras tanto, los simpatizantes aún no logran despejar la interrogante que rodea a la destitución del artífice de que el elenco de Londres haya clasificado por primera ocasión a la final de la Champions League en el desenlace de la temporada anterior, donde cayó con el conjunto de Jürgen Klopp. Pero el principal motivo ya habría sido revelado.

Según informa el periódico británico Daily Mail, el oriundo de Murphy les habría solicitado a los dirigentes que se instalara un sistema de cámaras en el centro de entrenamientos para grabar las prácticas y utilizarlo como una herramienta para revisar posibles aspectos tácticos que requerían ser corregidos. Sin embargo, desde la institución declinaron la petición ya que implicaba una inversión de 90.000 euros.

2

El rechazo irritó al santafesino, teniendo en consideración que el plantel se encuentra valuado en 985.000.000 de euros. No obstante, el fastidio del ex defensor se intensificó luego de que el club aceptara filmar un documental de Amazon con el que ingresó 11 millones de euros e implicó que se colocaran cámaras en cada rincón de las instalaciones, incluyendo el Enfield Training Centre y hasta la oficina del DT.

Desde entonces, la buena relación que mantenían Poch y el presidente Daniel Levy comenzó a deteriorarse y retrotrajo al presente diferencias del pasado que habían sido superadas por el bienestar colectivo: escasa inversión en incorporaciones, problemas para renovar el contrato de las figuras y la negativa del mandatario a negociar la partida del técnico al Real Madrid.

Cargando sobre sus hombros los resultados adversos en el certamen doméstico y la eliminación en la Copa de la Liga inglesa con el Colchester United, de la Cuarta División, Pochettino criticó en conferencia de prensa la presencia de cámaras en su despacho ya que desnaturalizaba su profesión, forzándolo a ser “entrenador, gerente y productor”. Las declaraciones y el negativo inicio de campaña colmaron la paciencia de Levy, quien decidió prescindir de los servicios del argentino.