Ponzio afirmó que recibió 85.000 euros en Zaragoza y luego los devolvió

El mediocampista de River fue uno de los futbolistas que declaró en esta jornada en el juicio que se celebra en Valencia por el supuesto amaño del duelo que evitó el descenso del elenco de Aragón.

Leonardo Ponzio declaró este jueves en la tercera jornada del juicio que se celebra en Valencia por el supuesto amaño del partido entre Zaragoza y Levante, que se disputó el 21 de mayo de 2011. La victoria 2-1 del elenco de Aragón, en el marco de la fecha 38 de La Liga, le permitió mantener la categoría y sentenció el descenso del Deportivo La Coruña a la Segunda División.

El mediocampista de River tuvo que argumentar los movimientos que se produjeron en su cuenta bancaria los días previos al encuentro que se encuentra en el centro de la escena. Según su propio relato, el volante afirmó haber recibido 85 mil euros en dos pagos entre el 18 y 19 de mayo de 2011.

1

El oriundo de Las Rosas, que era uno de los tres capitanes del equipo, reveló que recibió una llamada telefónica del presidente y dueño del club, Agapito Iglesias, quien le explicó que precisaba un favor y que le iba a depositar la suma de dinero indicada, pero debía retirar el importe y devolvérselo ya que era para hacer frente a entradas y autocares para el desplazamiento. 

Continuó expresando que el reintegro no lo efectuó con el dirigente, sino que lo hizo en La Romareda (estadio del Zaragoza) con una persona de confianza del máximo mandatario, que no era un directivo, pero que pertenecía a la entidad española. Luego, ratificó que se reunió con el presidente en un restaurante y allí recibió la propuesta.

2

Por último, y al igual que sus ex compañeros, Ponzio lamentó no haber solicitado un comprobante de la entrega y se adjudicó la responsabilidad de la equivocación. El argentino no fue el único que debió pasar al estado. También lo hicieron los ex futbolistas de la institución Maurizio Lanzaro, Doblas, Paulo da Silva, Jorge López, Ander Herrera, Braulio Nóbrega, Gabi y Carlos Diogo, el entrenador mexicano Javier Aguirre y el secretario técnico Antonio Prieto.

El proceso legal seguirá con su curso en el transcurso de las siguientes semanas y se estima que culminará el 30 de septiembre, un día antes de la primera semifinal de la Copa Libertadores entre el Millonario y el Xeneize. En caso de ser declarados culpables, los imputados recibirían una pena de dos años de prisión y seis de inhabilitación.