La ridícula multa que recibió el Barcelona por el "caso Griezmann"

El Comité de Competición sancionó a la institución catalana con 300 euros como consecuencia de la resolución de la demanda realizada por el Atlético de Madrid por irregularidades en el traspaso.

A la izquierda o a la derecha de Luis Suárez. En el centro para comenzar a cimentar una sociedad con Lionel Messi o con la libertad necesaria para realizar los desplazamientos que considere necesario. En España, la posición que Antoine Griezmann debe ocupar en el terreno de juego es tema de debate y atrae opiniones variadas con diferentes argumentos tácticos. En las últimas horas, el delantero volvió a acaparar las portadas de los medios de comunicación, pero por un asunto que no guarda relación con el anterior.

La Real Federación Española de Fútbol decidió multar al Barcelona con 300 euros a raíz de la demanda judicial que inició el Atlético de Madrid, que denunció irregularidades en el traspaso del atacante, y derivó en el denominado “caso Griezmann” que cautivó la atención del público.

La polémica comenzó cuando el pasado 12 de julio la entidad catalana anunció la contratación del francés, campeón del mundo en Rusia 2018, abonando la cláusula de rescisión que ascendía a los 120 millones de euros y firmándole un contrato hasta el 30 de junio de 2024.

1

De inmediato, el Colchonero emitió un comunicado en el que explicaba que consideraba insuficiente el importe ya que afirmaba que el Culé y el jugador habían logrado un acuerdo antes del 1 de julio, fecha en la que la opción de salida se redujo de los 200 millones de euros originales a la cifra pagada por el Blaugrana.

Según la institución de Madrid, la transferencia se empezó a definir en marzo de este año, cuando aún no se había modificado el monto estipulado en el vínculo. El Comité de Competición, que dictaminó la sanción, afirmó que no se hallaron pruebas que comprobaran que Griezmann rubricó su contrato antes del 1/7.

2

Sin embargo, ratificó que las negociaciones iniciaron en un período anterior, sin avisar previamente y por escrito al club, que aún era propietario de la ficha del futbolista. Pese a la confirmación, no lo juzgaron como una falta de gravedad ya que creen que la gestión se inauguró en mayo, cuando el delantero ya les había expresado a los directivos del Atlético que pagaría su cláusula.

Por ese motivo, desestimaron el pedido del juez instructor, Juantxo Landaberea, de castigar al Barcelona con la disputa de un partido en el Camp Nou a puertas cerradas debido a que consideraba que era insignificante el pago de 300 euros para una institución que goza de una de las mejores finanzas del planeta.