¡Hay lío! Ha sido una gran equivocación de Bartomeu. Valverde estalla

Guerra entre técnico y dirección.

La esperanza es lo último que se pierde, o eso dicen,y eso es precisamente lo que deben estar pensando en el Barcelona en este momento. La salida de Philippe Coutinho, quien fue cedido al Bayern, fue muy criticada por unos y muy aplaudida por otros. La cuestión es que todos se pensaban que el jugador iba a volver feliz y contento a su familia catalana, pero parecer ser que no va a ser así, al menos no después de lo último que ha dicho el jugador. Esto habría provocado un nuevo roce entre técnico y directiva, y ya van unos cuantos.

Desde Berlín llega la información de que Philippe Coutinho ya estaría diciendo que ya se siente parte de la "familia" después de forjar una potente asociación con Robert Lewandowski en el Bayern de Múnich.

El vigente campeón alemán juega tres partidos en ocho días, comenzando el sábado en el Paderborn, el último de la liga, antes de viajar el martes a la Liga de Campeones, donde recibirá al Hoffenheim en la liga.

 Después de no haber ocupado el lugar de André Iniesta en el Barcelona, Coutinho relanza su carrera como cedido esta temporada, al anotar su primer gol en la camiseta roja del Múnich con un penalti en la victoria por 4-0 del sábado pasado contra el Colonia. El brasileño fue excepcional y se siente "como en casa aquí". "Creo que es uno de los principios de este club: es como una familia", dijo.

Coutinho dice que el fuerte espíritu del equipo se resumió cuando Lewandowski, que hizo un triple, le cedió la responsabilidad de los penaltis para que pudiera marcar contra Colonia.

"Fue un gran gesto. Lewy tuvo la oportunidad de hacer un triple, pero me dio la oportunidad de marcar mi primer gol y estoy agradecido por ello", aseguró un Coutinho agradecido. 

El entrenador del Bayern de Múnich, Niko Kovac, afirma que la comprensión de ambos está mejorando "de partido en partido" y también elogió el gesto de penalti de Lewandowski.