En un partido polémico, Argentina venció a Chile y obtuvo el tercer puesto

Con la controversial expulsión de Messi, quien no fue a la premiación, la Albiceleste le ganó 2-1 a la Roja con goles de Agüero y Dybala y se quedó con la medalla de bronce en la Copa América.

En el Arena Corinthians, la Selección Argentina venció 2-1 a Chile y obtuvo el tercer puesto de la Copa América en un partido repleto de polémicas por el arbitraje de Mario Díaz de Vivar, quien expulsó a Lionel Messi y Gary Medel en un controversial episodio.

La Roja inició con una presión agresiva sobre los defensores de la Albiceleste, que no claudicaron en sus intentos de salir jugando desde el fondo. El elenco de Lionel Scaloni, en cambio, les cedió la pelota a los tres marcadores centrales chilenos en el inicio de las acciones y asfixiaba a los mediocampistas.

1

Giovani Lo Celso se encargó de contener a Charles Aránguiz, mientras que Leandro Paredes y Rodrigo De Paul compartieron la tarea de limitar las intervenciones de Arturo Vidal, quien, al igual que lo sucedido contra Perú, no contó con libertades para acoplarse a los ataques.

Luego de superar unos minutos iniciales complejos, Argentina impuso las condiciones del juego y dominó a los dirigidos por Reinaldo Rueda a partir del monopolio de la pelota.

1

La primera aproximación de peligro la protagonizó Sergio Agüero, quien se sacó de encima la marca de Medel, con un control orientado sin tocar el balón, y lanzó un tiro desde afuera del área que se marchó a instancias del poste derecho de Gabriel Arias.

El dominio argentino se trasladó al marcador a los 12 minutos a partir de una astucia de Messi luego de que el árbitro del encuentro, Díaz de Vivar, sancionara una falta que no existió en la mitad de la cancha. La Pulga ejecutó rápido el tiro libre y encontró a Agüero, quien aprovechó que los defensores chilenos abandonaros sus posiciones para protestar la decisión del juez, trazó una diagonal ante la pasividad en la marca de Mauricio Isla y, tras dejar en el camino a Arias, convirtió el 1-0 con el arco a disposición.

El gol permitió que la Argentina ratificara el control del duelo. La veloz circulación de la pelota de los volantes y los constantes movimientos de los delanteros, permitió que el equipo encontrara al tercer hombre libre en cada acción ofensiva.

Los desplazamientos de Paulo Dybala como falso nueve significaron una constante amenaza para los centrales de la Roja, que nunca hallaron su referencia para neutralizarlo.

3

A los 22’, la Selección amplió la diferencia en el resultado tras un pase filtrado de Giovani Lo Celso que recibió la Joya, quien corrió hacia el área entre Gonzalo Jara y Medel y definió por encima de Arias para marcar el 2-0.

La evidente desesperación de Chile, que no encontraba las vías para progresar en el terreno de juego, culminó en un polémico enfrentamiento entre Messi y Medel. A los 37, tras cubrir una pelota que se marchó por el fondo de la cancha, el defensor de la Roja reaccionó con vehemencia ante la presión del capitán argentino y ambos futbolistas intercambiaron empujones. En una controversial decisión, Díaz de Vivar decidió expulsar a ambos futbolistas.

En el complemento, el combinado de Scaloni continuó circulando la pelota con precisión y apostó por ataques directos. En un contragolpe, Agüero corrió por el sector derecho y, antes de ingresar al área, permitió la entrada con libertad de Dybala por el centro, pero Jara interceptó el pase y propició un tiro de esquina.

Sin embargo, cuando Argentina debía ejecutar el córner, Díaz de Vivar volvió a ocupar el centro de la escena. El árbitro, a instancias del VAR, cobró penal por una infracción previa de Lo Celso sobre Aránguiz. A los 13’, Vidal intercambió la ejecución por gol y anotó el descuento.

5

La Albiceleste resistió los intentos de la Roja por forzar el tiempo suplementario y cerró la victoria con los ingresos de Ángel Di María y Ramiro Funes Mori para reforzar el mediocampo y la defensa, respectivamente.

La obtención del tercer puesto no sólo representa un premio consuelo para Argentina, tras haber caído en la semifinal en otro partido polémico contra Brasil, sino que también reafirma el buen rendimiento que exhibió el equipo a partir de los octavos de final. Además, le permitió tomarse una pequeña revancha por las derrotas ante Chile en las últimas dos finales de la Copa América.

La premiación por haber logrado la medalla de bronce estuvo marcada por la ausencia de Messi, quien a modo de protesta por su expulsión y el arbitraje de Díaz de Vivar decidió permanecer en el vestuario.