River venció a Estudiantes de Caseros y es finalista de la Copa Argentina

En Córdoba, y con polémicas, el Millonario no exhibió una buena actuación, pero se impuso con los goles de Javier Pinola y Exequiel Palacios y dirimirá el título con Central Córdoba (SdE).

En el Estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, River no consiguió despejar las dudas futbolísticas que exhibió en sus últimas presentaciones, pero una discreta actuación le fue suficiente para derrotar 2-0 a Estudiantes de Buenos Aires y clasificar a la final de la Copa Argentina, donde buscará su tercer título en la competencia enfrentando a Central Córdoba de Santiago del Estero.

El elenco de Marcelo Gallardo comenzó exhibiendo la intención de imponer las condiciones del desarrollo del partido. Como consecuencia, consolidando una de las características de la filosofía de juego que pregona el entrenador, el Millonario se adueñó de la iniciativa del encuentro y monopolizó la posesión de la pelota por la estrategia que desplegó y por deseo propio de su rival.

1

Pese a gozar de un porcentaje mayoritario de la tenencia, el conjunto de Núñez se atascó de manera frecuente cuando superó el mediocampo ante el nutrido grupo de futbolistas que el contrario utilizó para resguardar su arco. Por lo tanto, no halló resquicios para profundizar los ataques y culminó las acciones con errores no forzados o con remates desde media distancia que fueron infructíferos.

El equipo de Caseros, obedeciendo el constante pedido de concentración que realizaba el técnico Diego Martínez desde la línea de cal, priorizó desarticular el circuito ofensivo del vigente campeón de América y lo logró con una línea defensiva compuesta por cinco jugadores, que además contaba con el respaldo de los centrocampistas.

La apuesta de la institución que milita en la Primera Nacional por replegarse a instancias de su área para no conceder espacios fue efectiva, pero el efecto secundario fue que cuando intentó desarrollar transiciones veloces de defensa a ataque presentó inconvenientes para recorrer la extensa distancia que lo separaba del territorio opuesto.

2

El resultado fue que los delanteros Francisco González Metilli y Lucas Campana no fueron abastecidos y debieron sumergirse en una solitaria disputa con Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Enzo Pérez, en la cual se encontraban incómodos y resultaba una utopía imponerse. El carrilero izquierdo, Lautaro Montoya, fue el único que pudo inquietar con un disparo de larga distancia que se marchó desviado.

En este escenario, Rafael Santos Borré y Lucas Pratto retrocedieron varios metros con frecuencia con un doble objetivo: integrarse a la gestación del juego y desorientar a los zagueros centrales al abandonar sus habituales posiciones para crear espacios que pudieran ser aprovechados por Ignacio Fernández, Exequiel Palacios y Nicolás De La Cruz.

Aunque el panorama era adverso, River no claudicó la búsqueda y obtuvo una recompensa en el ocaso del primer tiempo, luego de que Facundo Altamirano desviara al córner un remate de De La Cruz. A los 48 minutos, desde el tiro de esquina propiciado por el arquero, Martínez Quarta conectó el centro de cabeza y Pinola se llevó por delante el balón y convirtió el 1-0.

3

El gol modificó los planes iniciales del Pincha, que empezó el complemento con una mayor vocación ofensiva. Pese a que continuó con cinco defensores, Martínez decidió adelantar de manera considerable a la última línea para ejercer una presión en la mitad de la cancha y, una vez que recuperaba la posesión, estar ubicado más cerca del área rival.

González Metilli dejó a un lado el incesante compromiso defensivo de la primera mitad, donde efectuó un exhaustivo desgaste físico colaborando en la marca, y tuvo más injerencia en el sector ofensivo. De hecho, a los 9’, fue el autor de un disparo de zurda desde la izquierda del área que se fue unos centímetros por encima del arco defendido por Franco Armani, quien se erigió como un espectador de lujo.

La nueva postura del contrario le permitió a River hallar espacios para dañar y crear posibilidades para sentenciar el marcador. Pero ni siquiera la ventaja le brindó la calma necesaria para asociarse y ser preciso a la hora de filtrar pases. Por lo tanto, Gallardo optó por cambiar a los intérpretes: Ignacio Scocco, Juan Fernando Quintero y Jorge Carrascal reemplazaron a Pratto, Fernández y De La Cruz, respectivamente.

4

A los 32’, el Millonario coqueteó con la segunda conquista de la jornada. Luego de que un tiro de Milton Casco se estrellase en el palo derecho, Borré empujó la pelota al fondo de la red. Sin embargo, el tanto fue anulado por un off side del colombiano.

En el desenlace del enfrentamiento se produjo un polémico capítulo. A los 46’, tras un disparo desde media distancia de Diego Figueroa, Armani entregó un rebote largo y Lautaro Díaz capitalizó y firmó el 1-1. Pero, de inmediato, el árbitro Mauro Vigliano sancionó una supuesta infracción del delantero y no convalidó el gol.

5

Estudiantes se aventuró de manera desesperada para conseguir el agónico empate, pero los de Núñez sellaron el boleto a la siguiente instancia. A los 51’, luego de un córner en contra en el que el arquero Altamirano fue a cabecear, Quintero inició un contragolpe y asistió a Palacios, quien avanzó y con un disparo de larga distancia decretó el 2-0 con la valla a disposición.

River obtuvo la clasificación a su tercera final del torneo federal en los últimos cuatro años. De esta manera, además de enfrentarse con Flamengo en la definición de la Copa Libertadores, se medirá con Central Córdoba de Santiago del Estero en el partido que dirimirá al campeón de la Copa Argentina.

Formaciones:

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola, Milton Casco; Enzo Pérez; Ignacio Fernández (ST 22’ Juan Fernando Quintero), Exequiel Palacios, Nicolás De La Cruz (ST 36’ Jorge Carrascal); Rafael Santos Borré y Lucas Pratto (ST 15’ Ignacio Scocco). Entrenador: Marcelo Gallardo.

Estudiantes (BA): Facundo Altamirano; Leonel Zaragoza (ST 23’ Diego Figueroa), Hugo Silva, Gonzalo Goñi, Paolo Impini, Lautaro Montoya; Martín Garay, Matías Villarreal, Leonel González (ST 40’ Carlos Lattanzio); Francisco González Metilli y Lucas Campana (ST 32’ Lautaro Díaz). Entrenador: Diego Martínez.

Goles: PT 48’ Javier Pinola (RIV). ST 51’ Exequiel Palacios (RIV).

Amonestados: PT 45’ Paolo Impini (EST). ST 48’ Carlos Lattanzio (EST).

Árbitro: Mauro Vigliano.

Estadio: Mario Alberto Kempes (Córdoba).