A la altura: Boca le ganó 3-0 a Liga de Quito y se acerca a las semifinales

En Ecuador, el Xeneize fue amplio dominador y se impuso con los goles de Ábila, Reynoso y Caicedo, en contra. En el complemento, gozó de superioridad numérica por la expulsión de Orejuela.

En Ecuador, a 2.850 metros de altura, Boca exhibió un destacado nivel y derrotó por 3-0 a Liga de Quito en el duelo de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores.

El dueño de casa exhibió una voracidad ofensiva en los compases iniciales del duelo y a los 25 segundos generó una aproximación de peligro. Luego de un lateral en ataque en el sector izquierdo, José Ayoví habilitó a Luis Chicaiza, quien remató desviado desde el perímetro del área.

Gustavo Alfaro diseñó una estrategia en la que sus dirigidos no ejercían una presión en la salida desde el fondo de su rival, como habitualmente realizan, sino que optaban por replegarse en su campo, teniendo en cuenta los ineludibles efectos de la altitud.

1

Cuando carecía de la posesión del balón, el Xeneize formaba un mediocampo con cinco integrantes. Las novedades eran las posiciones de Alexis Mac Allister, quien se ubicaba como interior derecho formando un triángulo en la medular con Iván Marcone y Nicolás Capaldo, y Mauro Zárate colaboraba en la zona izquierda. Mientras que, Eduardo Salvio, se desempeñaba en su puesto natural.

El elenco argentino exhibió una mejor postura y halló constantes caminos para progresar en el terreno de juego con una sucesión de pases. El visitante se erigió como el protagonista y creó la primera situación de gol a los ocho minutos: Capaldo recibió en la mitad de la cancha y lanzó un potente disparo desde media distancia que obligó la reacción de Adirán Gabbarini.

Las facilidades defensivas que concedía el equipo ecuatoriano, que llevaba a cabo una defectuosa presión, le permitió a Boca abrir el marcador a los 11’. Mac Allister asistió con un envío aéreo desde el círculo central a Ramón Ábila, quien se filtró entre los marcadores centrales, dejó en el camino al arquero y marcó el 1-0 con el arco a disposición.

2

Unos minutos después de haberse adelantado en el resultado, el visitante sufrió la lesión de Zárate, quien abandonó la cancha con signos de molestia muscular. Con la ventaja, Alfaro optó por el ingreso de Emanuel Reynoso para controlar las proyecciones de Antonio Valencia y apoyar en defensa a Emmanuel Mas.

A los 28’, Wanchope desperdició una oportunidad para ampliar la diferencia. Luego de una recuperación de Marcone, el delantero condujo el contragolpe, amagó a jugar con Mac Allister para desorientar a los zagueros y sacó un tiro que se marchó a instancias del poste derecho de Gabbarini.

El Xeneize formó un muro defensivo sólido que no le brindó resquicios a la Liga, que carecía de fluidez en la circulación de la pelota y debía recurrir a envíos largos para avanzar. La visita compactó las líneas y lograba recuperar la tenencia con velocidad.

3

Los aportes de Mac Allister en la construcción del juego, que eran complementados por los de Reynoso, le permitían a Boca continuar siendo el protagonista del partido e inquietar con frecuencia ante la inerte reacción del local.

En el desenlace del primer tiempo, cuando transcurrían los 47’, Jefferson Orejuela cometió una dura infracción sobre el tobillo derecho de Reynoso y el árbitro Wilmar Roldán decidió expulsarlo por roja directa.

A diferencia de lo sucedido en la etapa inicial tras el gol de Ábila, Boca capitalizó la primera ocasión que se le presentó en el complemento. A los 2’, Reynoso ejecutó un tiro libre lejano y estableció el 2-0 con un potente y preciso remate de zurda que venció la resistencia de Gabbarini, quien sólo pudo observar como la pelota ingresaba contra su palo izquierdo.

El Xeneize comenzó a jugar con la desesperación del rival, que en desventaja y en inferioridad numérica se lanzó al ataque de manera desesperada para obtener el descuento y mantener latentes las esperanzas de clasificar a la semifinal.

Los dirigidos por Alfaro se encontraron ante un escenario favorable en el cual gozaban de múltiples callejones para efectuar ataques verticales una vez que recuperaba el balón. Desde esa vía, tras una gran acción individual de Reynoso, Salvio anotó el 3-0, pero el gol fue anulado por un off side previo de Wanchope.

Sin embargo, el club de La Ribera amplió la diferencia a los 36’. Luego de un saque desde el arco de Esteban Andrada, Ábila le ganó el duelo individual a Luis Caicedo y su tiro fue bloqueado por Gabbarini, pero en el rebote el defensor local se llevó por delante la pelota y anotó el 3-0 en contra de su arco.

Luego de unos días de especulaciones por haber arribado a Ecuador dos días antes del cotejo, Boca consiguió una valiosa victoria, por una cantidad de goles que podría tener injerencia en la vuelta y regresa a Buenos Aires con tranquilidad y con un baño de confianza. La revancha se disputará el próximo miércoles en La Bombonera y el ganador de la serie se enfrentará con el vencedor de la llave entre River y Cerro Porteño.

Formaciones:

Liga de Quito: Adrián Gabbarini; Antonio Valencia, Luis Caicedo, Carlos Rodríguez, Cristian Cruz; Jefferson Orejuela, Édison Vega; Anderson Julio, Luis Andrés Chicaiza (ST Jordy Alcivar), José Ayoví (ST 22’ Jacob Murillo); Rodrigo Aguirre (PT 41’ Cristian Martínez Borja). Entrenador: Pablo Repetto.

Boca: Esteban Andrada; Marcelo Weigandt, Lisandro López, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Mas; Eduardo Salvio (ST 33’ Julio Buffarini), Nicolás Capaldo, Iván Marcone, Alexis Mac Allister (ST 24’ Jorman Campuzano); Mauro Zárate (PT 21’ Emanuel Reynoso) y Ramón Ábila. Entrenador: Gustavo Alfaro.

Goles: PT 11’ Ramón Ábila (BOC). ST 2’ Emanuel Reynoso (BOC) y 36’ Luis Caicedo, en contra (BOC).

Amonestados: PT 18’ Rodrigo Aguirre (LDU). ST 24’ Alexis Mac Allister (BOC) y 28’ Luis Caicedo (LDU).

Incidencias: Jefferson Orejuela fue expulsado a los 47’ del PT (LDU). El suplente Kevin Minda fue expulsado a los 3’ del ST (LDU).

Árbitro: Wilmar Roldán (Colombia).

Estadio: Rodrigo Paz Delgado (Quito).