Boca tiene saldo positivo en los únicos dos antecedentes con Liga de Quito

Con una formación repleta de juveniles, el Xeneize eliminó al equipo ecuatoriano, que por entonces dirigía Edgardo Bauza, en los octavos de final de la Copa Sudamericana 2008.

Boca aterrizó en Ecuador 48 horas antes del encuentro de ida ante Liga de Quito por los cuartos de final de la Copa Libertadores. Las hipótesis sobre la decisión van desde una cuestión de logística hasta un plan de Gustavo Alfaro para que los futbolistas se acostumbren al tránsito de la pelota en los 2.850 metros de altura. Lo cierto es que en cuestión de horas las especulaciones quedarán al margen cuando el colombiano Wilmar Roldán realice el silbatazo inicial.

En las instancias decisivas de un certamen continental es complejo vislumbrar a un favorito, pero al Xeneize lo respalda el historial. En las únicas dos ocasiones en las que se enfrentaron, el club de La Ribera eliminó a los Universitarios en los octavos de final de la Copa Sudamericana 2008.

En el primer compromiso, disputado en La Bombonera, el elenco argentino se impuso por 4-0 con los goles de Juan Forlín, Alejandro Espinosa en contra, Pablo Mouche y Nicolás Gaitán. Carlos Ischia, entrenador del equipo en aquel momento, dispuso de una alineación repleta de juveniles por la seguidilla de partidos que le deparaban en el calendario.

1

La formación de Boca fue la siguiente: Javier García; Julio Barroso, Juan Forlín, Ezequiel Muñóz, Carlos Fondacaro; Cristian Chávez, Álvaro González, Neri Cardozo; Leandro Gracián; Pablo Mouche y Jonatan Philippe. En el complemento, ingresaron Damián Díaz, Gaitán y Ricardo Noir.

En la vuelta, en el estadio Casa Blanca, Jesús Dátolo abrió el marcador para el visitante con la ejecución de un penal y Agustín Delgado decretó el empate 1-1. El Xeneize, que caería en la siguiente ronda frente a Internacional de Porto Alegre, exhibió una línea de cinco defensores conformada por Barroso, Facundo Roncaglia, Forlín, Muñóz y Fondacaro.

Sólo unos meses antes, Liga se había proclamado campeón de la Copa Libertadores por primera vez en su historia bajo la dirección técnica de Edgardo Bauza, que en 2014 repetiría el hito con San Lorenzo. En diciembre, la entidad ecuatoriana participó del Mundial de Clubes y fue derrotada en la final por el Manchester United, que contaba entre sus filas con Carlos Tevez, Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney.