En una final histórica, Flamengo venció a River y conquistó América

En Perú, el Mengao revirtió el resultado con dos goles agónicos de Gabriel Barbosa, derrotó 2-1 al Millonario y se proclamó campeón de la Copa Libertadores por segunda vez en su historia.

En el estadio Monumental de Lima, Flamengo protagonizó una de las mayores hazañas en la historia de la Copa Libertadores. Con dos goles de Gabriel Barbosa en los últimos tres minutos, revirtió el resultado, derrotó 2-1 a River y se proclamó campeón del certamen continental luego de 38 años.

El elenco de Río de Janeiro comenzó exhibiendo una voracidad ofensiva que le permitió adueñarse de la iniciativa del partido. Las proyecciones de Filipe Luís, complementadas con las asociaciones con el extremo izquierdo Bruno Henrique, se convirtieron en un factor amenazante para Gonzalo Montiel, quien se halló comprometido en la marca durante los primeros instantes.

En este escenario, los dirigidos por Marcelo Gallardo optaron por las transiciones veloces de defensa a ataque para adoptar un rol inquietante. La estrategia primaria consistía en que los mediocampistas localizaran con pases directos a los delanteros.

Matías Suárez y Rafael Santos Borré se erigieron como los protagonistas del encuentro realizando constantes desplazamientos laterales que propiciaron que no les brindaran referencias a los defensores rivales, Rodrigo Caio y Pablo Marí, quienes demostraron inconvenientes para limitar sus intervenciones.

Con en el transcurso del compromiso, el equipo de Núñez revirtió el dominio geográfico y, en una de sus primeras aproximaciones, inauguró el marcador. A los 14 minutos, luego de un pase en profundidad de Enzo Pérez, Ignacio Fernández recibió en la zona derecha del área y, arrojándose al césped, lanzó un centro raso hacia el centro que superó a dos futbolistas contrarios y, arribando desde la izquierda, Borré remató de primera en el corazón del área y estableció el 1-0.

1

Luego de la conquista, el Millonario ejerció un dominio inapelable, en el cual a partir de una asfixiante presión no permitió que fueran abastecidos los delanteros, Gabriel Barbosa y Bruno Henrique, y generó que los volantes ofensivos, Giorgian De Arrascaeta y Éverton Ribeiro, recibieran de espalda al arco y sin gozar de comodidades.

El control de River, ante un Flamengo abúlico y sin posibilidades de mostrar atisbos de reacción, pudo haber brindado nuevos frutos por intermedio de Exequiel Palacios, quien ensayó un remate de larga distancia que se marchó a centímetros del poste derecho de Diego Alves.

2

En el comienzo del complemento, el conjunto dirigido por el portugués Jorge Jesus coqueteó con reestablecer la igualdad. A los 12’, en una acción de contragolpe, Bruno Henrique desbordó por la izquierda y envió un pase hacia el medio que no pudo ser conectado por De Arrascaeta y fue impactado por Gabigol, pero Nicolás De La Cruz bloqueó el tiro. En el rebote, Ribeiro remató de derecha y se encontró con la milagrosa resistencia de Franco Armani, quien evitó la caída de su valla.

En un ambiente monótono, donde predominaban la postura conservadora de River y las imprecisiones en ataque de Flamengo, Gallardo efectuó tres modificaciones como consecuencia del desgaste físico y con la intención de oxigenar al equipo: Julián Álvarez, Lucas Pratto y Paulo Díaz reemplazaron a Fernández, Borré y Milton Casco.

3

En el desenlace del partido, cuando River se encontraba ante las puertas del Olimpo, Flamengo reaccionó y escribió un capítulo memorable que pasará a la posteridad de la competencia. A los 44’, Bruno Henrique reunió a tres jugadores rivales y filtró un pase que propició la entrada al área de De Arrascaeta, quien con un pase al medio asistió a Gabigol, que apareció en soledad en el segundo palo y empujó el balón al fondo de la red para marcar el empate (1-1).

En una vorágine inesperada, el Mengao brindó el golpe de gracia. A los 47’, tras un envío aéreo desde su propio campo, Javier Pinola falló en el intento de despejar la pelota, Gabriel Barbosa obtuvo un rédito del error y, luego de superar a Lucas Martínez Quarta, remató desde la ubicación del punto del penal y decretó el 2-1.

4

En el final del cotejo, se produjeron dos sucesos polémicos: Palacios golpeó a Bruno Henrique, quien se hallaba tendido en el terreno tras haber recibido una infracción, y fue expulsado. Sólo unos segundos más tarde, Gabigol también recibió la tarjeta roja por hacerle gestos provocativos a los simpatizantes del conjunto argentino.

Luego de haber invertido 37.530.000 euros en incorporaciones, Flamengo logró satisfacer la obsesión de los directivos y, en especial, de los simpatizantes del club. Después de 38 años de su primera conquista frente a Cobreloa, con Zico como emblema, se coronó campeón de la Libertadores por segunda ocasión en su historia e impidió que River consiguiera el bicampeonato.

Formaciones:

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola, Milton Casco (ST 31’ Paulo Díaz); Enzo Pérez; Ignacio Fernández (ST 25’ Julián Álvarez), Exequiel Palacios, Nicolás de la Cruz; Rafael Santos Borré (ST 30’ Lucas Pratto) y Matías Suárez. Entrenador: Marcelo Gallardo.

Flamengo: Diego Alves; Rafinha, Pablo Marí, Rodrigo Caio, Filipe Luis; Éverton Ribeiro, Willian Arao (ST 40’ Vitinho), Gerson (ST 21’ Diego), Giorgian De Arrascaeta (ST 49’ Robert Piris Da Motta); Bruno Henrique y Gabriel Barbosa. Entrenador: Jorge Jesús.

Goles: PT 14’ Rafael Santos Borré (RIV). ST 44’ y 47’ Gabriel Barbosa (FLA).

Amonestados: PT 30’ Milton Casco (RIV) y 47’ Matías Suárez (RIV). ST 9’ Pablo Marí (FLA), 26’ Enzo Pérez (RIV), 40’ Rafinha (FLA) y 48’ Gabriel Barbosa (FLA).

Incidencias: Exequiel Palacios (RIV) y Gabriel Barbosa (FLA) fueron expulsados.

Árbitro: Roberto Tobar (Chile).

VAR: Esteban Ostojich (Uruguay).

Estadio: Monumental de Lima (Perú).