Gallardo analiza cambiar el esquema para la final de River ante Flamengo

La fortaleza ofensiva del elenco de Río de Janeiro podría derivar en que el entrenador del Millonario modifique el sistema táctico para determinar el ingreso de Paulo Díaz en la defensa.

En el horizonte de River comienza a vislumbrarse la final de la Copa Libertadores, en la que este sábado 23 se enfrentará con Flamengo en el Estadio Monumental de Lima, que reemplazó al Nacional de Santiago de Chile como escenario del partido.

Como suele suceder antes de una presentación trascendental, Marcelo Gallardo analiza diferentes modificaciones y no revelará la formación inicial hasta los instantes previos al encuentro. El entrenador sólo abandonó su modus operandi habitual en la previa a la semifinal de vuelta con Boca en la actual edición del certamen continental.

En esta ocasión, el Muñeco volverá al misterio por el que optó en otras instancias y no descarta implementar un cambio en el sistema táctico. La fortaleza ofensiva que posee el Mengao, con Gabriel Barbosa, Bruno Henrique, Giorgian De Arrascaeta y Éverton Ribeiro, podría derivar en que el técnico descarte el habitual 4-1-3-2 para utilizar una línea defensiva compuesta por cinco futbolistas.

¿Qué sustitución se produciría? Paulo Díaz reemplazaría a Exequiel Palacios y acompañaría en el fondo a Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Milton Casco. Además de sustentarse en la intención de reforzar a la zaga central, el ingreso del chileno también se efectuaría por su experiencia en encuentros determinantes y para adquirir mayor juego aéreo.

El esquema no resulta novedoso en la institución de Núñez. Esto se debe a que el Millonario lo exhibió en la final de ida de la Libertadores 2018 frente al Xeneize en La Bombonera, en el duelo que culminó en empate 2-2. En aquella oportunidad, Montiel y Casco se convirtieron en constantes opciones de descarga en la circulación del balón y profundizaron con frecuencia en ataque, obligando el retroceso de los extremos rivales, Sebastián Vila y Cristian Pavón, quien se retiró lesionado en la etapa inicial.

Mientras tanto, el elenco de Río de Janeiro arriba a la definición por el título palpitando la conquista del Brasileirao, donde ocupa la primera posición, con 13 puntos de ventaja sobre Palmeiras cuando restan cinco fechas para el cierre. Además, defenderá un invicto de más de tres meses: la última derrota fue el pasado 4 de agosto contra Bahía (3-0).