Las nuevas reglas de la Conmebol para la Copa Libertadores y Sudamericana

El organismo que gestiona al fútbol sudamericano anunció las normas que forman parte del protocolo sanitario que se implementarán en la reanudación de los certámenes continentales.

La propagación de la pandemia del coronavirus implica que los organismos deportivos estudien medidas preventivas para reducir los riesgos de contagio por COVID-19. En este escenario, el Consejo de la Conmebol mantuvo una reunión por videoconferencia y aprobó una serie de modificaciones en los reglamentos que aplican a la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.

Los futbolistas y entrenadores de cada plantel deberán respetar las normas que obedecen a un protocolo sanitario que se desarrollará cuando se reanuden los partidos de ambas competencias internacionales, las cuales fueron suspendidas el pasado 12 de marzo a causa del brote de la enfermedad en el continente.

Entre los cambios más importantes se encuentran la prohibición a escupir y sudar la nariz en el terreno de juego y en el banco de los suplentes antes, durante y después del partido, imposibilidad de besar el balón antes, durante y después del compromiso y tampoco estará permitido intercambiar camisetas u otra parte de la indumentaria y, en el caso de los capitanes, los banderines.

Los protagonistas deberán someterse a controles de temperatura con anterioridad a la disputa de un encuentro y tendrán que utilizar botellas individuales de agua o bebidas isotónicas. Además, los suplentes e integrantes del cuerpo técnico tendrán que usar barbijo o mascarilla mientras aguarden en la zona de los relevos.

El ente sudamericano decidió disminuir el importe de las multas a raíz de la emergencia sanitaria. En consecuencia, se reducirán en un 30% las sanciones económicas establecidas en el Código Disciplinario y el Reglamento de Competición por infracciones cometidas luego del regreso de la actividad.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, explicó la condición indispensable para que se reanuden los campeonatos. Para que vuelvan las copas debe haber libre tránsito entre todos los países. Tenemos la ventaja de que en Europa ya pasó, tenemos tiempo para aprender, vamos a seguir de cerca sus decisiones y consecuencias, así cuando volvamos tengamos menos margen de error”, reconoció.

En diálogo con Radio La Red (AM 910), el titular del organismo ratificó al estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba y al Maracaná de Río de Janeiro como las sedes de la final de la Sudamericana y la Libertadores, respectivamente.