River erró un penal e igualó con Cruzeiro en la ida de los octavos de final

El Millonario empató 0-0 con el equipo brasileño en el inicio de la serie. En la última jugada del partido, Matías Suárez falló un penal. Antes, le anularon un gol a Marquinhos Gabriel.

En el Monumental, River no logró quebrar la resistencia del Cruzeiro e igualó 0-0 en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. Matías Suárez falló un penal en la última acción del duelo.

En los compases iniciales del encuentro, el equipo de Belo Horizonte exhibió su decisión de someter al Millonario ante la primera oportunidad que se presentara. El lateral derecho colombiano, Luis Orejuela, se proyectó al ataque y encontró un resquicio para filtrarse dentro del área, pero a la hora de rematar se vio perjudicado por la marca de los zagueros centrales.

La determinación ofensiva del conjunto brasileño se transformaba en un compromiso defensivo cuando perdía la pelota para replegarse en su campo y disminuir los espacios concedidos entre líneas. El objetivo era evitar que los mediocampistas rivales recibieran con comodidad para progresar en el terreno de juego.

1

Los dirigidos por Marcelo Gallardo orientaron el juego por el sector derecho, donde Exequiel Palacios participó con frecuencia e inquietó a través de sus intervenciones y combinaciones con Gonzalo Montiel, quien se ofreció como una constante opción de descarga.

El local ejerció una intensa presión post perdida que impedía que Cruzeiro saliera con facilidad una vez que recuperaba la posesión. Los volantes externos visitantes recibían muy lejos del arco defendido por Franco Armani y, en reiteradas ocasiones, perdían la pelota ante el constante asecho de los mediocampistas y defensores.

A los 25 minutos, luego de un centro lejano de Fabrizio Angileri, Suárez desvió la trayectoria con la cabeza y el arquero Fábio entregó un rebote largo que recaló en los pies de Ignacio Fernández, quien remató desviado al encontrarse por sorpresa con la pelota en el área chica.

2

El primer inconveniente de la noche para Gallardo se produjo a los 33’. Javier Pinola debió ser reemplazado como consecuencia de una molestia muscular y en su lugar ingresó el paraguayo Robert Rojas, quien se ubicó como primer marcador central. Lucas Martínez Quarta pasó a ocupar la posición del ex futbolista de Rosario Central en la zaga.

Con el transcurso del primer tiempo, River disminuyó la intensidad con la que sometió a su rival, pero continuó gozando de un dominio territorial que no logró trasladarse en situaciones manifiestas para abrir el marcador en el Monumental.

Suárez volvió a ser protagonista de una aproximación de peligro al trazar una diagonal hacia la derecha del área, que le permitió lanzar un envío aéreo que encontró a Nicolás De la Cruz, pero el uruguayo se llevó por delante el balón y Fábio desactivó la ocasión con facilidad.

Mano Menezes apostó para el complemento por el ingreso del argentino Alejandro Cabral en lugar del extremo Robinho con el objetivo de reforzar la mitad de la cancha y acompañar a Henrique y Lucas Romero, quien abandonó la zona central y se recostó sobre el sector derecho.

3

En la primera acción del segundo tiempo, Cruzeiro contó con la oportunidad más importante del encuentro hasta ese momento. A los 2’, Romero filtró un pase entre líneas que recibió Marquinhos Gabriel, quien se filtró entre Montiel y Rojas y convirtió ante la desesperada salida de Armani. Sin embargo, el gol fue anulado por fuera de juego. El árbitro del duelo, Julio Bascuñán, ratificó la decisión luego de consultar al VAR.

El equipo de Belo Horizonte exhibió un mejor rendimiento, realizó ajustes en las labores defensivas y consiguió contrarrestar la construcción del juego de River en el mediocampo. Nacho Fernández, De la Cruz y Palacios no lograron intervenir con la misma frecuencia que en la etapa inicial y el local contó con más de un problema en la generación de los ataques.

El visitante, mejor posicionado en el campo, encontró espacios para contragolpear e inquieto en más de una ocasión con los incesantes movimientos en diagonal de Pedro Rocha dentro del área y con la activa colaboración de Romero en la banda diestra.

El empate en el marcador y el decreciente rendimiento de sus dirigidos, propició que Gallardo enviara al terreno de juego a Lucas Pratto, quien no se encontraba en óptimas condiciones físicas tras recuperarse de una fisura en el hueso sacro, y a Cristian Ferreira por Julián Álvarez y De la Cruz, respectivamente.

4

El Oso pudo haber desnivelado el resultado luego de un tiro de esquina ejecutado por Ferreira. Fábio quedó a mitad de camino en el intento por interceptar el centro y Pratto, sin marca, cabeceó de sobrepique por encima del travesaño.

El Millonario no logró solucionar las falencias a la hora de construir los ataques, pero el ímpetu que aplicó le permitió generar una clara situación de gol. Luego de un córner, Montiel lanzó un tiro desde la medialuna que desvió en el camino Angileri, pero el arquero volvió a intervenir para mantener el cero en su arco. En el rebote, la pelota impactó en la mano de Orejuela, pero Bascuñán marcó la continuidad del juego luego de dialogar con los árbitros asistentes por video.

La convicción de River por obtener el triunfo generó que Cruzeiro se replegara en su área y apostara por la solidez defensiva de los marcadores centrales, Dedé y Léo, para mantener el empate.

6

El local no claudicó en sus intentos por conseguir la ventaja y a los 47’ desperdició la chance más relevante del duelo. Luego de ser notificado por los jueces de video y de revisar la acción en el VAR, el árbitro sancionó penal por una infracción de Henrique sobre Pratto tras un tiro de esquina desde la derecha.

Suárez se encargó de la ejecución y optó por disparar hacia el medio del arco de Fábio, pero su remate fue muy elevado y se fue por arriba del travesaño. De inmediato, Bascuñán determinó el final del encuentro y decretó el empate 0-0.

La igualdad provocó un sin sabor para River, que fue superior en el primer tiempo, pero en el complemento exhibió facilidades defensivas y sólo provocó ocasiones para marcar por el insaciable esfuerzo de sus futbolistas, que no hallaron los caminos para quebrar la resistencia del Cruzeiro. El próximo martes, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, se dirimirá al clasificado a los cuartos de final de la Libertadores.