San Lorenzo no aprovechó el futbolista de más e igualó con Cerro Porteño

En el Nuevo Gasómetro, el equipo de Juan Antonio Pizzi no logró sacarle rédito a la superioridad numérica y empató con el conjunto paraguayo, que mantuvo el resultado a raíz de la jerarquía defensiva.

En el Nuevo Gasómetro, San Lorenzo no logró quebrar la resistencia de Cerro Porteño e igualaron 0-0 en el encuentro de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. Los dirigidos por Juan Antonio Pizzi no aprovecharon la superioridad numérica en el segundo tiempo.

Con el efecto de la localía, el Ciclón de Boedo ingresó al terreno de juego con la intención de adquirir la iniciativa y someter desde los primeros compases del duelo a su rival, que intentó contrarrestar el dominio con valentía y una estrategia ofensiva.

La primera aproximación de peligro fue para el equipo paraguayo. A los seis minutos, tras un centro desde la izquierda, Josué Colmán recibió con libertad en el segundo palo, como consecuencia de la desatención defensiva de Bruno Pittón, y lanzó un envío rasante que impactó en el área chica Joaquín Larrivey y obligó la intervención de Sebastián Torrico.

1

La presión que ejercían los mediocampistas visitantes sobre Fernando Belluschi y Lucas Menossi, quienes se exhibieron participativos, derivó en que los extremos, Héctor Fértoli y Ezequiel Cerutti, centralizaran sus posiciones para generar líneas de pases y brindarle continuidad al juego.

Los laterales del Cuervo, Víctor Salazar y Pittón, se proyectaron a zonas ofensivas con frecuencia y de manera simultánea para oxigenar los ataques. Colmán y Federico Carrizo debían retroceder para no padecer inferioridad numérica. Pero cuando el conjunto guaraní atacaba, los roles se invertían y los volantes externos de San Lorenzo colaboraban en las labores defensivas.

Pese a disminuir la intensidad con el transcurso de los minutos, la entidad del Bajo Flores no cedió el protagonismo. Las dificultadas en la construcción del juego generaron que el dominio geográfico se transformara en situaciones manifiestas para abrir el marcador en escasas oportunidades.

2

El equipo de Pizzi logró inquietar por primera ocasión a través de un remate de media distancia de Fértoli, quien recibió la pelota tras una mala salida de la visita y sacó un disparo que encontró bien posicionado a Juan Pablo Carrizo para desactivar el peligro.

Luego, tras un tiro de esquina desde la derecha, Fabricio Coloccini se impuso en el duelo aéreo y consiguió cabecear, pero el tiro careció de potencia y se dirigió al lugar en el que se encontraba el ex arquero de River y la Selección Argentina.

San Lorenzo demostró una merma física en los últimos minutos de la etapa inicial. Sin embargo, las intervenciones de Belluschi les brindaron claridad a las acciones ofensivas y permitieron que el local tuviera otra chance para culminar con la igualdad: Menossi remató desde el perímetro del área y obligó la reacción de Carrizo, quien impidió que su valla fuera vencida lanzándose sobre el poste derecho.

3

Cerro perdió la vocación ofensiva con la que había iniciado el compromiso y exhibió una solidez defensiva que no le otorgó resquicios a su contrincante. A los 42’, en la última oportunidad del primer tiempo, paralizó los corazones de los simpatizantes que colmaron el Nuevo Gasómetro a través de un remate desde la medialuna de Mathías Villasanti, que Torrico se encargó de desviar hacia el córner.

En el complemento, el equipo de Miguel Ángel Russo intensificó la presión en la mitad de la cancha, en especial, con los volantes centrales, Juan Aguilar y Villasanti, quienes hacían aún más compleja la tarea de San Lorenzo de hallar espacios para progresar en el campo.

Belluschi continuó siendo la llave para destrabar el cerrojo defensivo del combinado paraguayo. El mediocampista se filtró entre líneas, habilitó a Salazar, quien en una nueva aventura en el ataque lanzó un centró y Fértoli culminó la jugada con un remate por encima del travesaño.

4

A los 19’, a instancias del VAR, el árbitro del encuentro, Roberto Tobar, decidió expulsar a Alberto Espínola por una dura infracción cometida sobre Fértoli. El lateral derecho impactó sobre la tibia del extremo sin intención de disputar la pelota.

La expulsión produjo un escenario favorable para el conjunto argentino, que afianzó el dominio territorial. A diferencia de la etapa inicial, circuló el balón con mayor velocidad ante la superioridad numérica y el encuentro se transformó en un monólogo del local en la búsqueda del ansiado gol que le otorgara la diferencia.

Con el deseo de obtener el triunfo, Pizzi envió al terreno de juego a Nahuel Barrios en lugar de Cerutti y realizó otro cambio con mayor índole ofensiva: el volante Gerónimo Poblete fue sustituido por Nicolás Reniero, quien se ubicó como segundo delantero. Luego, ingresó otro atacante: Nicolás Blandi reemplazó a Adam Bareiro.

En el ocaso del duelo, se desarrollaron dos acciones que pudieron haber modificado el desenlace final. Luego de un rápido contragolpe, Hernán Novick le cedió la pelota a Carrizo, que se encontró en soledad ante Torrico y lanzó un remate que fue detenido sobre la línea por Coloccini. La acción continuó y derivó en un disparo de Belluschi desde media distancia que bloqueó el arquero visitante.

Con un futbolista menos, Cerro Porteño supo defender con jerarquía el empate, el cual visualizaba con mejores ojos mientras avanzaba el reloj. El Cuervo padeció la carencia de lucidez para hallar los resquicios necesarios en los metros finales que le hubieran permitido inquietar con mayor frecuencia y el enfrentamiento finalizó en empate.

El equipo de Pizzi exhibió movimientos interesantes, pero exhibió dificultades a la hora de profundizar los ataques. Pese a no haber logrado un gol de visitante, los dirigidos por Russo se marchan conformes tras mantener el resultado en inferioridad numérica. El próximo miércoles, en el Defensores del Chaco, se dirimirá al clasificado a los cuartos de final.