Con un agónico gol de Bustos, Independiente avanzó en la Copa Sudamericana

En Brasil, el elenco dirigido por Lucas Pusineri perdió 2-1 ante Fortaleza, pero la conquista en condición de visitante le permitió imponerse en el resultado global y clasificar a la próxima ronda.

En el estadio Castelão, en el marco del partido de vuelta de la primera fase de la Copa Sudamericana, Independiente padeció reiterados sobresaltos y, aunque perdió 2-1 ante Fortaleza, un agónico gol de Fabricio Bustos le permitió imponerse en el resultado global (2-2) por la conquista en condición de visitante y clasificó a la segunda ronda del certamen continental.

El elenco de Avellaneda comenzó el compromiso exhibiendo la intención de adoptar un rol protagónico para conservar la ventaja obtenida en el Libertadores de América. De inmediato, en el primer minuto de juego, Leandro Fernández ejecutó un tiro libre desde la izquierda, con escaso ángulo, y exigió la reacción de Felipe Alves, que desvió el peligro hacia el córner.

El equipo que conduce el mítico Rogério Ceni respondió unos instantes más tarde. A los 5’, Bruno Melo lanzó un pase raso desde la izquierda que localizó en el corazón del área a Mariano Vásquez, quien giró sobre su eje y remató de derecha, pero se encontró con la resistencia de Martín Campaña, que evitó la caída de su valla.

El dueño de casa, que contó con el apoyo masivo de sus simpatizantes, monopolizó la posesión de la pelota, pero demostró inconvenientes para brindarle un sentido activo a la tenencia y realizó una desmedida cantidad de pases intrascendentes, los cuales no implicaban una amenaza relevante para su rival y solo le permitían ejercer un control territorial pasivo.

El Rojo, por su parte, no se encontró sumergido en un asedio, pero fue víctima de sus temores y se replegó de manera excesiva a instancias de su área frente a la ineficaz sucesión de pases de su contrincante.

Una vez que recuperaba el balón, por errores del contrario más que por virtudes propias, la mayoría de sus futbolistas se hallaban agrupados en una posición muy retrasada y debían recurrir a los envíos largos para intentar abastecer a un solitario Silvio Romero, que efectuó un desgaste físico que no le dio significativos frutos. En este escenario, no lograba retener la pelota y la perdía con facilidad.

Como consecuencia de su postura conservadora, y de la incapacidad para generar rutas para aventurarse en la otra parcela del campo, le brindó confianza al conjunto del estado de Ceará y propició que sus expediciones ofensivas adquirieran más peligro con el transcurso del enfrentamiento.

El panorama del duelo se modificó cuando Bustos derribó dentro del área a Osvaldo y el árbitro chileno, Roberto Tobar, no vaciló al momento de sancionar penal. A los 27’, Juninho se encargó de la responsabilidad e intercambió la ejecución por gol con un disparo cruzado, que estableció el 1-0.

En el ocaso de la etapa inicial, el equipo argentino coqueteó con la posibilidad de reestablecer el empate. A los 45’, luego de un veloz contragolpe que contó con una escasa cantidad de pases, Fernández disparó de zurda desde media distancia y Alves volvió a mantener inmaculado su arco.

En el complemento, Fortaleza gozó de espacios para encontrar lanzados en velocidad a sus volantes externos, David y Osvaldo, quien se confirmó como el factor más desequilibrante de su elenco y se transformó en una pesadilla incontenible para Bustos, a quien superó con frecuencia en los duelos individuales.

Independiente revirtió la tendencia que predominaba en el desarrollo del cotejo y se asentó en el territorio contrario. Aunque ejerció un dominio geográfico, no tuvo claridad en los metros finales y careció de un futbolista que se erigiera como el nexo del equipo.

En este escenario, Fortaleza comenzó a observar con cierta seducción la posibilidad de conservar el empate en el resultado global y extender la definición más allá del tiempo reglamentario. Por lo tanto, depositó sus fichas ofensivas en las contras, las cuales eran dirigidas de manera reiterada hacia la posición de Osvaldo, quien continuó desnivelando en el sector izquierdo.

Pero, una vez más, el Rojo fue el responsable de alimentar las esperanzas del local, en este caso por su anemia en ataque, y pagó las consecuencias. A los 33’, David profundizó por la derecha con Gabriel Dias, que lanzó un centro atrás y asistió al recién ingresado Marlon, quien, un minuto después de haber reemplazado a Romarinho, conectó de primera desde la medialuna y decretó el 2-0.

Sin embargo, cuando las esperanzas del visitante empezaban a marchitarse, un milagro tuvo lugar en Brasil. A los 48’, Alan Velasco realizó una maniobra individual en la zona derecha y propició la entrada al área en velocidad de Bustos, quien arribó al fondo del campo y con un remate al primer palo sentenció el 1-2.

De esta manera, pese a la igualdad 2-2 en el marcador global, Independiente clasificó a la próxima ronda de la Sudamericana gracias al valor extra del gol de visitante. El sorteo de la siguiente instancia, que contará con elencos provenientes de la Copa Libertadores, se llevará a cabo en el próximo mes de mayo.

 

Formaciones:

Fortaleza: Felipe Alves; Gabriel Dias, Paulão, Jackson, Bruno Melo; Felipe, Juninho; David, Romarinho (ST 32’ Marlon), Osvaldo (ST 44’ Wellington Paulista); Mariano Vásquez (ST 14’ Tinga). Entrenador: Rogério Ceni.

Independiente: Martín Campaña; Fabricio Bustos, Alan Franco, Alexander Barboza, Gastón Silva; Braian Romero (ST 43’ Alan Velasco), Lucas Romero, Domingo Blanco (ST 39’ Andrés Roa), ​Gastón Togni (ST 31’ Cecilio Domínguez); Leandro Fernández y Silvio Romero. Entrenador: Lucas Pusineri.

Goles: PT 27’ Juninho -de penal- (FOR). ST 33’ Marlon (FOR) y 48’ Fabricio Bustos (IND).

Amonestados: PT 39’ Felipe (FOR). ST 3’ Lucas Romero (IND), 38’ Gabriel Dias (FOR), 46’ Wellington Paulista (FOR) y 49’ Fabricio Bustos (IND).

Árbitro: Roberto Tobar (Chile).

Estadio: Castelão (Fortaleza, Ceará).

Global: 2-2.