El futuro de Falcao está en Colombia: un viejo amigo es la clave

El delantero abandonará el Galatasaray para volver a su país natal

Después de vestir la elástica del Galatasaray durante dos temporadas y, en el tramo final de su carrera, Radamel Falcao está cerca de dejar la liga turca para poner rumbo al que posiblemente sea su último destino: Millonarios. El elevado sueldo del crack colombiano y sus múltiples lesiones serían los factores clave que han llevado al club otomano a tomar la decisión de prescindir de sus servicios. 

A sus 34 años, el Tigre todavía tiene mucho fútbol y olfato goleador. Cinco goles en ocho partidos son sus cifras en la presente liga turca, unos números nada despreciables que jamás serían razón para motivar la salida de un futbolista, pero es que el problema no está ahí. El punto es que, desde su llegada al Galatasaray, las lesiones no le han permitido tener la continuidad deseada. 

Cuando sale, marca, pero por su físico no le permite jugar todo lo que debería. A este hecho hay que sumarle su sueldo, y es que percibe unos cinco millones de euros por temporada, una cantidad cada vez menos asumible para un club otomano que también se ha visto afectado económicamente por la pandemia. Por esto mismo el equipo turco quiere que se vaya cuanto antes para poder estabilizar su proyecto deportivo. 

Por su parte, Falcao, que actualmente se está recuperando de una lesión, también busca un nuevo destino y, de entre todos ellos, Millonarios parece ser su primera opción. El colombiano es un aficionado declarado de Millonarios, como ya ha dicho en múltiples ocasiones, por lo que terminar vistiendo la camiseta del equipo de Bogotá no sería ninguna locura. Una opción que también es vista con buenos ojos desde el entorno familiar del futbolista, que querría también regresar a Colombia. Pieza clave en las negociaciones podría ser un viejo amigo de Falcao: Fredy Guarín. El ex del Inter de Milán, entre otros, llegó a Millonarios libre este enero y ya ha asegurado que conversó con su compatriota sobre la posibilidad de compartir vestuario, llegando incluso a bromear diciendo que quería que llegase al equipo antes de que él colgara las botas. 

Novias no le faltan al Tigre. El principal problema que plantea su llegada es el sueldo, inasumible para el club de la capital sudamericana, por lo que tendrá que reducir sus pretensiones para vestir la elástica azul.