Buena noticia para Benedetto

El delantero se retiró lesionado en el primer tiempo ante Atlético Paranaense, pero sólo sufrió una contractura y podría jugar ante Vélez el domingo.

La noche del jueves no fue fácil para Boca. Pese a que culminó con final feliz por el agónico gol de Carlos Tevez, el nivel futbolístico que demostró no fue bueno y aún no logra despejar determinadas interrogantes. Sin embargo, la mañana de hoy comenzó con una buena noticia. Darío Benedetto, quien ayer se retiró lesionado, sólo sufrió una contractura en el aductor de la pierna izquierda y podría ser de la partida el domingo en el duelo ante Vélez.

Cuando transcurrían los 41 minutos de la primera parte, el Pipa se encontró en una posición privilegiada desde el sector derecho del área, pero a la hora de rematar lo hizo sin su habitual potencia y denotando signos de dolor. De inmediato, se retiró de la cancha y fue reemplazado por Ramón Ábila. Pese a que en un principio se especuló con la posibilidad de un desgarro, finalmente la lesión del delantero no es de gravedad y no se le realizarán estudios. 

Benedetto

En la jornada de hoy, y también en la de mañana, el ex América de México realizará trabajos diferenciados y será evaluado por el cuerpo médico de la institución. El objetivo es que pueda formar parte del equipo que el domingo visitará a Vélez en el José Amalfitani (a las 20) en el marco del encuentro de ida de los cuartos de final de la Copa de la Superliga. Aunque su presencia el fin de semana aún no es una garantía, sí es una certeza que estará presente en el encuentro de vuelta que se disputará el próximo miércoles en La Bombonera (a las 21.30).

Benedetto fue una de las figuras destacadas en la última ocasión en la que el Xeneize enfrentó al Fortín en condición de visitante (23 de septiembre de 2017). En aquella oportunidad, en la cuarta jornada de la Superliga 2017/18, el club de la Ribera se impuso con contundencia por 4 a 0 y el atacante marcó dos goles (Nicolás Domínguez -en contra- y Frank Fabra hicieron los restantes). El primer tanto lo anotó tras empujar a centímetros del arco una pelota que llegó tras un desborde y posterior centro del lateral izquierdo colombiano. Mientras que en el segundo sacó a relucir su amplio repertorio para definir: tras un desvío en el defensor Gianetti, el balón quedó ubicado por detrás de la posición del Pipa, quien implementó una acrobacia en la cual remató de taco y de espalda para el 2 a 0 parcial.