Se confirmó la gravedad de la lesión de Buffarini

El lateral sufrió una dura infracción de Walter Montillo en el inicio del duelo con Tigre y los exámenes médicos revelaron que padeció un esguince en la rodilla izquierda.

La permisividad en el arbitraje de Néstor Pitana en la final de la Copa de la Superliga entre Boca y Tigre derivó en un juego friccionado durante los minutos iniciales. En la primera acción del encuentro que se llevó a cabo en el Mario Alberto Kempes, Walter Montillo cometió una dura infracción sobre Julio Buffarini y el juez decidió sancionar sin tarjeta. El lateral derecho, con un evidente inconveniente físico, continúo en el duelo y fue reemplazado por Ramón Ábila a los 16' de la segunda parte. En horas de la mañana, el defensor se realizó un examen médico el cual confirmó que padece un esguince de grado 2 en la rodilla izquierda. 

La recuperación le demandará dos meses a Buffa, pero el lado positivo es que no deberá ser intervenido quirúrgicamente. Se estima que el ex San Lorenzo y San Pablo podrá comenzar la pretemporada con el resto de sus compañeros. El plantel del Xeneize permanecerá licenciado hasta el 17 de junio cuando regresará a los entrenamientos en Cardales. Luego de dos semanas de preparación en Argentina, partirá hacia Estados Unidos y luego rumbo a México. Boca disputará tres encuentros amistosos en el extranjero ante América, Chivas de Guadalajara y Xolos de Tijuana.

La jugada que derivó en la lesión del futbolista surgido en Talleres se produjo dos minutos después del inicio de la final. Luego de realizar un lateral en posición defensiva, Buffarini intentó rechazar una pelota dividida, pero Montillo se lanzó con vehemencia con la pierna izquierda e impactó en la rodilla del cordobés de 30 años, quien exhibió signos de dolor en las acciones posteriores. Pitana sancionó la infracción, pero no le mostró ninguna tarjeta al enganche de Tigre. 

Luego de realizarse los estudios médicos correspondientes, el defensor expresó que el desarrollo del encuentro hubiera resultado diferente si el volante del Matador era expulsado por la falta. Además de enfatizar en más de una oportunidad que la entrada de Montillo ameritaba la roja, confesó que el dolor que le produjo el golpe no le permitió centrarse en el partido, pero que continuó en el terreno de juego por la trascendencia del duelo.