Destino final

En un duelo enérgico y con ocasiones para ambos, Argentinos y Boca igualaron 0 a 0 y el próximo domingo se conocerá quien avanza a la definición por el título de la Copa de la Superliga.

El júbilo con el que arribaron los simpatizantes a La Paternal, se convirtió de inmediato en un conglomerado de tensiones y pulsaciones elevadas desde el momento en el que Mauro Vigliano dio el pitido inicial. El hecho de encontrarse en una instancia definitoria, donde el margen de error es mínimo, y las dimensiones reducidas del estadio Diego Armando Maradona, derivaron en un encuentro friccionado, con ocasiones de peligro en ambos arcos y un ritmo enérgico durante la totalidad del encuentro. Finalmente, Argentinos Juniors y Boca igualaron 0 a 0 en la semifinal de ida de la Copa de la Superliga. El próximo domingo, en La Bombonera, se resolverá quien será el equipo que avance a la final y se enfrente con el ganador de la serie entre Tigre y Atlético Tucumán.

En el inicio, ninguno logró adueñarse del control del partido. Las imprecisiones en las construcciones de las jugadas conllevó en posesiones fugaces y repartidas con las cuales no conseguían lastimarse. El peligro comenzó a través de Alexis Mac Allister, quien al minuto del duelo ejecutó un córner olímpico que Esteban Andrada se encargó de desactivar y desviarlo por encima del travesaño (más tarde, la acción se repetiría con el mismo desenlace).

Lucha 

Con el correr de los minutos, el local afianzó su plan de juego y encontró resquicios para herir a la defensa del Xeneize. El Bicho impuso las condiciones del encuentro a través de una asfixiante presión, que comenzaba con los tres atacantes (Gastón Paiva, Claudio Spinelli y Gabriel Hauche) y se extendía al resto del equipo. A partir de esa premisa, los dirigidos por Diego Dabove impidieron los escasos intentos de Boca por realizar posesiones extensas para arribar al área contraria y evitaron que Ivan Marcone se involucre con una influencia determinante en la gestación de las jugadas. 

Disputa

A medida que Argentinos ejercía la presión en zonas más elevadas del campo, y el visitante no hallaba rutas de escape, el dominio pasó de pasivo a activo con ataques rápidos que inquietaron a los conducidos por Gustavo Alfaro. Sin embargo, la primera ocasión manifiesta de gol fue para el club de la Ribera a los 9 minutos. Luego de que Carlos Tevez habilitara a Cristian Pavón, quien entró lanzado en velocidad al área, pero demoró a la hora de entregarle la pelota a Darío Benedetto, que ingresaba por el medio con libertad para definir, y Carlos Quintana interceptó el pase de manera providencial lanzándose al suelo. 

Boca

Luego de que la entidad de La Paternal se haya ido al vestuario con sensaciones positivas, el complemento comenzó de manera favorable para Boca. El Apache, uno de los mejores futbolistas de la noche, volvió a demostrar la incidencia que tuvo a lo largo de la jornada al recostarse por la banda derecha para entrar en contacto con la pelota y, a partir de ahí, iniciar ataques directos. A partir de ese movimiento, a los 3 minutos del segundo tiempo, Tevez logró encontrar a Pavón, quien se filtró por la espalda del lateral izquierdo, Elías Gomez (de gran rendimiento en ofensiva) y remató cruzado, pero Lucas Chávez se anticipó y bloqueó el disparo. Diez minutos más tarde, el arquero, una vez más, fue el verdugo del extremo al contenerle un tiro libre que fue bien direccionado pero careció de potencia.

Chávez 

El Xeneize comenzó a encontrar filtraciones en la defensa de Argentinos e hilvanó situaciones de peligro, en especial a partir de la flexibilidad en los movimientos de Tevez, quien recibía la pelota en libertad. A los 19', Pavón condujo un contraataque de tres futbolistas de Boca contra dos del Bicho, pero no lograron sacarle rédito: el cordobés abrió la pelota a la derecha para Benedetto, quien intentó encontrar al Apache o a Nahitan Nández que ingresaban por el medio, pero el pase fue defectuoso y Franco Moyano evitó una de las mejores ocasiones del visitante.

Desde entonces, y con una presión menos constante por el cansancio acumulado, los conducidos por Dabove retomaron el control del duelo. Sin embargo, no contaron con la pausa requerida en los metros finales de la cancha y se apresuraron a la hora de resolver los arrebatos ofensivos, que no inquietaron demasiado a Andrada. 

Boca

Con el ingreso de Sebastián Villa, que oxigenó los ataques por el sector derecho, Boca concedió el control de la pelota y se agazapó esperando el momento oportuno para iniciar las contras. Aunque contó con oportunidades en superioridad numérica, el equipo de Alfaro careció de la efectividad que le sobró en otros partidos y no consiguió el valioso gol de visitante. A los 43, Benedetto tuvo en sus pies la última chance de gol al recibir la pelota dentro del área, pero, en lugar de controlar, optó por rematar de primera y el envío se fue por encima del arco de Chávez. 

El empate sin goles dejó la serie con la mismas posibilidades para ambos. El próximo domingo, en La Bombonera, se definirá a uno de los finalistas de la Copa de la Superliga. 

Portada