Independiente se benefició de un inofensivo Vélez y se impuso 1-0

En Avellaneda, a puertas cerradas, el Rojo comenzó con éxito la Copa Superliga y, con un gol de penal de Silvio Romero, derrotó al Fortín, que inició con una caída la era post Gabriel Heinze.

En el estadio Libertadores de América, que no contó con concurrencia de simpatizantes a raíz de una medida de prevención por el coronavirus, Independiente comenzó con éxito su camino en la Copa Superliga y derrotó 1-0 a Vélez en la primera jornada de la Zona A.

El elenco de Avellaneda exhibió la intención de desarrollar ataques directos y, con frecuencia, orientó el juego hacia los volantes externos, Brian Martínez y Alan Velasco, para profundizar e intentar culminar las acciones por el centro con Silvio Romero, el único delantero.

En contrapartida, manteniendo las características primarias del ciclo de Gabriel Heinze, el equipo dirigido de manera interina por Guillermo Morigi priorizó la posesión para ejercer un control geográfico y, con una paciente gestación, avanzar progresivamente en el campo.

Pero el Fortín no consiguió inquietar debido al bajo ritmo que contó la circulación del balón, la cual se volvió previsible. Otra de las deficiencias ofensivas radicó en las escasas oportunidades en las que logró que Ricardo Centurión y Lucas Janson se encontraran en duelos individuales con los laterales Juan Sánchez Miño y Fabricio Bustos, respectivamente.

El Rojo se refugió en un sistema táctico 4-4-2 cuando no gozó de la tenencia. Lucas Romero y Lucas González eran los encargados de evitar que Lucas Robertone y, en especial, Thiago Almada se filtraran en callejones centrales. Andrés Roa se mantuvo en una posición neutral, por detrás de Silvio Romero, a la expectativa de colaborar en defensa o ser la primera escala de pase en un contragolpe.

El conjunto de Liniers se replegó en un esquema 4-4-1-1 cuando carecía del balón. En este escenario, Pablo Galdames y Robertone formaban la pareja del centro del campo, mientras que Almada tenía la misión de anular la participación de Lucas Romero en la fase inicial de la construcción.

Sin imaginación para brindarle mayor velocidad a las transiciones de defensa a ataque, el visitante coqueteó con la inauguración del marcador al ejercer una presión elevada y forzar un error en una zona comprometida. A los 23 minutos, Janson le extirpó la pelota a Alan Franco y propició la aparición de Maximiliano Romero, quien verticalizó y ensayó un remate desde media distancia que se marchó a instancias del poste izquierdo.

Con el transcurso del cotejo, Independiente impuso un leve predominio que le fue suficiente para generar la ocasión más relevante de la primera etapa. A los 31’, Sánchez Miño ingresó por sorpresa en el interior izquierdo del área y lanzó un pase al medio que no pudo ser conectado por Silvio Romero y Velasco. Luego del despeje, Bustos capturó el rebote y disparó desde el perímetro derecho del área, pero Lucas Hoyos desvió el tiro hacia el córner.

En el complemento, el efímero dominio de Independiente se disipó y los equipos se repartieron el protagonismo. Sin embargo, el equilibro del partido se disolvió a los 18’: Silvio Romero resistió de espalda la marca de Lautaro Gianetti, giró y permitió que Bustos entrara en velocidad al área y fuera derribado, sin intención, por Hoyos. Sin vacilar, el árbitro Mauro Vigliano sancionó penal.

A los 19’, Silvio Romero se encargó de la responsabilidad del disparo y obtuvo un rédito de una cuota de fortuna. El delantero, quien había finalizado la Superliga como máximo goleador, junto a Rafael Santos Borré, remató con potencia el centro del arco y, aunque Hoyos adivinó la intención, la vehemencia del tiro le venció las manos al arquero y el atacante decretó el 1-0.

Después de establecer una diferencia en el resultado, el elenco que conduce Lucas Pusineri buscó reducir los espacios de los componentes ofensivos de Vélez adelantando la defensa y colocándola a instancias de los mediocampistas, que tenían el respaldo de Roa y Romero.

La postura conservadora de Independiente generó que Vélez adoptara un rol protagónico por decantación y necesidad, pero continuó padeciendo la falta de creatividad en el último tercio del terreno.

Luca Orellano, quien reemplazó a Janson, le aportó una cuota de desequilibrio individual al Fortín en el extremo derecho. Centurión intercambió de sector con el juvenil y se benefició al recostarse en el flanco izquierdo, donde se orientaba hacia el centro y su desplazamiento se convertía en un imán para Bustos, quien creaba un carril solitario para las proyecciones de Braian Cufré.

Independiente resistió los desesperados arrebatos ofensivos de Vélez y se adueñó de la victoria. De esta manera, luego de haber impuesto sobre Central Córdoba de Santiago del Estero en la fecha final de la Superliga, acumuló su segundo triunfo consecutivo y comienza a despejar las incertidumbres futbolísticas con la presencia de varios juveniles.

Formaciones:

Independiente: Martín Campaña; Fabricio Bustos, Alan Franco, Gastón Silva, Juan Sánchez Miño; Lucas González, Lucas Romero (ST 39’ Diego Mercado); Brian Martínez (ST 32’ Gastón Togni), Andrés Roa (ST 43’ Leandro Fernández), Alan Velasco; Silvio Romero. Entrenador: Lucas Pusineri.

Vélez: Lucas Hoyos; Tomás Guidara, Lautaro Gianetti, Luis Abram, Braian Cufré; Lucas Robertone (ST 43’ Ricardo Álvarez), Pablo Galdames; Ricardo Centurión, Thiago Almada, Lucas Janson (ST 21’ Luca Orellano); Maximiliano Romero (ST 38’ Tobías Zárate). Entrenador: Guillermo Morigi.

Goles: ST 19’ Silvio Romero -de penal- (IND).

Amonestados: PT 11’ Lucas Romero (IND) y 42’ Pablo Galdames (VEL). ST 10’ Thiago Almada (VEL), 12’ Lucas Robertone (VEL), 22’ Brian Martínez (IND), 33’ Silvio Romero (IND), 42’ Braian Cufré (VEL) y 49’ Juan Sánchez Miño (IND).

Árbitro: Mauro Vigliano.

Estadio: Libertadores de América (Avellaneda).