Tigre será el séptimo equipo en jugar la Libertadores estando en la B

El equipo de Gorosito deberá disputar el certamen internacional mientras se encuentre inmerso en la lucha por el ascenso. Existen seis precedentes similares en el continente.

La obtención de la Copa de la Superliga le permitió a Tigre obtener la clasificación a la fase de grupos de la Copa Libertadores del próximo año. La particularidad radica en que disputará el certamen continental mientras se encuentre luchando por el ascenso a Primera en la B Nacional. Sin embargo, el Matador no es el primer equipo que se encuentra en esa encrucijada. Existen seis casos de instituciones que participaron del torneo internacional estando en la Segunda División de sus respectivos países. El Matador será el séptimo.

El primer antecedente se remonta al 1992 y cuenta como protagonista con el Criciúma. El club de la costa Sur del estado de Santa Catarina accedió a la Libertadores al coronarse campeón de la Copa de Brasil del 1991 tras vencer en la final al Gremio por el valor del gol de visitante (1-1). En el campeonato más prestigioso del continente, culminó primero en el Grupo 2 por delante del San Pablo de Telé Santana, Bolivar y San José de Oruro.

Copa

En los octavos, eliminó al Sporting Cristal de Perú con un 5-3 en el resultado global. Sin embargo, cayó en los cuartos por el 1-2 en el marcador de la serie ante el equipo paulista, su rival en la fase inicial y que a la postre obtuvo el título luego de imponerse al Newell’s de Marcelo Bielsa en la definición. En 1993 regresó al Brasileirao tras haberse beneficiado de la ampliación de cupos en la máxima categoría (de 20 a 32) y por lo cual ascendieron 12 instituciones desde la Serie B.

Lib

El segundo caso fue el del Santo André. Al igual que el Criciúma, ingresó a la Libertadores del 2005 luego de haberse proclamado campeón de la Copa de Brasil un año antes (venció 4-2 al Flamengo en el global). El equipo de San Pablo finalizó tercero en el Grupo 4 con ocho puntos y por detrás de los clasificados Cerro Porteño y Palmeiras (Deportivo Táchira terminó último). Regresó a la Primera División en 2009 y descendió al culminar la temporada.

River

Paulista se benefició de la misma vía que los dos antecesores de su país. La conquista de la Copa de Brasil en 2005 contra el Fluminense le permitió disputar el primer torneo internacional de su historia en la campaña siguiente. La entidad del municipio de Jundiaí acabó su participación en el cuarto escalón del Grupo 8 con seis unidades. Compartió la zona con River, El Nacional y Libertad. Con el Millonario cayó 4-1 en el Monumental y se impuso 2-1 en condición de local. Desde entonces, no logró ascender al Brasileirao.

Wilstermann

En 2011, Jorge Wilstermann de Bolivia jugó la Libertadores tras haberse quedado con el Torneo Apertura una temporada antes. La 11ª posición que ocupó en el Clausura 2010 lo condenó a perder la categoría. En el certamen continental finalizó en el último lugar del Grupo 6 con cuatro puntos por detrás de Internacional de Porto Alegre, Chiapas y Emelec. En 2012, regresó a la Primera tras vencer 1-0 en un encuentro desempate al Guabirá.

Palmeiras

El quinto antecedente es el del Palmeiras. La institución de San Pablo fue campeón de la Copa de Brasil en 2012 (venció al Coritiba) y consiguió el pasaje al torneo internacional del 2013. Culminó como líder del Grupo 2 con nueve puntos y, junto al Tigre de Néstor Gorosito, clasificó a los octavos de final. En la ronda de los 16 mejores equipos, fue derrotado por los Xolos de Tijuana (2-1 en el global) que debutaban en la competencia y eran dirigidos por Antonio Mohamed. En 2013, acabó primero en la Serie B con 79 unidades y ascendió al Brasileirao.

Wanderers

Santiago Wanderers representa el caso más reciente. La entidad de Valparaíso jugó la Libertadores del 2018 tras haber vencido 3-1 a la Universidad de Chile en la final de la Copa nacional un año antes. Sin embargo, la conquista fue opacada por el descenso a la Segunda División luego de caer en la definición por penales ante Unión La Calera en la promoción. En el campeonato organizado por la Conmebol, se impuso contra Melgar en la segunda fase previa, pero cayó frente a Independiente Santa Fe en el repechaje (1-5). En la misma temporada, fue derrotado por Cobresal en la semifinal de los playoffs por el ascenso. En la actualidad, marcha segundo en la Primera B de Chile.