Fernando Torres es el octavo campeón del mundo con España que se retira

A los 35 años, el Niño le puso punto final a un exitosa carrera en la que jugó en Atlético de Madrid, Liverpool y la selección nacional, entre otros. El Sagan Tosu de Japón fue su último equipo.

Fernando Torres anunció su retiro del fútbol a los 35 años. A través de su cuenta oficial de Twitter, el Niño compartió con sus seguidores la decisión de abandonar la práctica profesional tras 18 temporadas.

La última experiencia del delantero fue en el Sagan Tosu de Japón donde compartió la J1 League con su amigo y ex compañero, Andrés Iniesta, quien se desempeña en el Vissel Kobe. El domingo, en Tokyo, brindará una conferencia de prensa para explicar las razones de su determinación.

1

En su prestigioso currículum, el nacido en Fuenlabrada exhibe pasos por el Atlético de Madrid, donde debutó en 2001, Liverpool, Chelsea, Milan y el equipo asiático. En el Colchonero, vivió una segunda etapa entre 2015 y 2018 cuando se marchó en una emotiva despedida y habiendo marcado su huella en la historia de la institución.

Torres formó parte del exitoso ciclo de la selección de España y se proclamó campeón del mundo en Sudáfrica 2010. Es el octavo futbolista que participó del título en la máxima competencia en anunciar su retiro. Antes, lo hicieron: Carlos Marchena, Carles Puyol, Xavi Hernández, Joan Capdevilla, Victor Valdés, Xabi Alonso y Álvaro Arbeloa.

2

Además, conquistó dos Eurocopas de manera consecutiva en 2008 y 2012. En la Roja, disputó 110 encuentros y convirtió 38 goles. Es el tercer máximo anotador del combinado del país ibérico por detrás de David Villa (63) y Raúl (44).

La carrera del Niño también fue laureada a nivel clubes. Logró la primera Champions League en la historia del Chelsea en el 2012 y, un año más tarde, alzó el trofeo de la Europa League con los Blues.

3

En el Atlético, consiguió el ascenso a Primera División en 2002 y, en su última temporada, repitió el título en el segundo campeonato más importante del continente europeo. En sus nueve años en el Atleti, participó de 404 partidos y marcó 129 goles que le permitieron erigirse como uno de los futbolistas más emblemáticos de la institución.

En el ocaso de su carrera, se embarcó en una aventura en el Sagan Tosu en el marco de una liga emergente como la de Japón. Allí, anotó en cuatro ocasiones en 32 duelos.