Ivan Perisic, la figura croata que llegó a Bayern Munich como última opción

El futbolista de 30 años arribó cedido por el Inter hasta junio del 2020 y fue la alternativa de emergencia para reforzar el ataque tras las lesiones de los objetivos principales, Hudson Odoi y Sané.

El 2019 se convirtió en un año de reconstrucción e importantes modificaciones en la estructura del Bayern Munich. Luego de que se marchara Rafinha al Flamengo, los siguientes en decir adiós fueron los históricos Arjen Robben (se retiró) y Franck Ribéry (continúa libre), quienes abandonaron la institución tras 10 y 12 años, respectivamente.

La partida de dos referentes modernos del club generó la necesidad de reforzar los extremos del sector ofensivo. Luego de una amplia búsqueda, el elenco alemán oficializó la contratación de Ivan Perisic, quien fue cedido por el Inter hasta el 30 de junio de 2020, con un cargo de cinco millones de euros y con una opción de compra que podrá ser ejecutada de manera unilateral por el conjunto germano al finalizar el préstamo.

1

El futbolista de 30 años es uno de los emblemas de la selección de Croacia, con la cual fue subcampeón en el Mundial 2018. En la cita internacional en Rusia, convirtió tres goles en momentos claves: ante Islandia, en la semifinal contra Inglaterra, donde también brindó una asistencia, y en la final que perdieron 4-2 frente a Francia.

Pese a que Niko Kovac, entrenador del multicampeón de la Bundesliga, conoce de primera mano las cualidades técnicas del delantero tras haberlo dirigido en el equipo nacional, Perisic no fue la alternativa principal para reforzar el ataque de los Bávaros.

2

El objetivo primario del Bayern fue el prometedor extremo inglés Callum Hudson Odoi, quien con 18 años fue una de las revelaciones del Chelsea durante la última temporada, pero sufrió la rotura del tendón de Aquiles derecho en un encuentro con el Burnley.

Luego, se enfocaron en Leroy Sané, quien se encontraba relegado en el Manchester City de Pep Guardiola y observaba con ilusión la oportunidad de regresar a Alemania. Sin embargo, otra lesión impidió el fichaje: padeció la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha en el duelo contra el Liverpool por la Community Shield.

El croata se erigió como la variante de emergencia para apuntalar una posición debilitada. De esta manera, el nacido en Split se despide del Nerazzurro tras cuatro años y vuelve a la Bundesliga, donde pasó por el Borussia Dortmund (2011-2013) y el Wolfsburgo (2013-2015). Además, jugó en el Sochaux de Francia y en Roeselare y Brujas de Bélgica.