Hoy se lo juega todo. Messi pone a prueba su valía

Los culés calientan motores para su encuentro de esta noche

Los nervios siempre están a flor de piel pero en noviembre mucho más. Se acerca la hora de abrir la ventana de fichajes y todos lo saben. El barça ahora mismo es todo un herbidero.

No es un secreto que hubo roces entre Luis Suárez y Antoine Griezmann antes de que este último llegase al Camp Nou desde el Atlético de Madrid, como parte de un acuerdo de 133 millones en el verano.

En el Mundial de Fútbol de 2018, antes de que sus países se enfrentaran en cuartos de final, Suárez se quedó boquiabierto cuando se le pidió que comentara el amor de Griezmann por Uruguay a través de una estrecha amistad con el capitán Diego Godín en la capital de España.

Y ahí la cosa ya se calentó, porque Suárez aseguró que por mucho que dijera que es medio uruguayo, seguía siendo francés, en tono de burla. Luego continuó afirmando que no sabía realmente cuál es el sentimiento de un uruguayo. No conoce la dedicación y el esfuerzo para poder triunfar en el fútbol con tan poca gente. Y Griezmann se la comió porque nunca pudo decir nada a las palabras de Suárez, tampoco dejó mucho margen para decir nada, la verdad.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

GOAL @antogriezmann 🔝

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona) el

En cualquier caso, aunque tuvo problemas iniciales, una vez que Suárez y Lionel Messi regresaron de su lesión, el trío atacante de MSG había estado trabajando con gran éxito en 2019/2020. Mientras el Barcelona se embarcaba entonces, en una racha de siete victorias, los tres miembros de la primera línea acumulaban goles y a veces incluso marcaban en el mismo partido.

Pero cualquier mejora en la química y la armonía se vio gravemente perturbada el sábado. En el Estadi Ciutat de València, el Barcelona no sólo perdió su racha de victorias por una humillante derrota por 3-1 ante el Levante, sino que también perdió a Suárez cuando llegó en el minuto 41 con una lesión, que se cree que le mantendrá fuera por un periodo de hasta tres semanas.

Esta noche, en el Camp Nou, cuando el Barça reciba al Slavia de Praga en la Liga de Campeones, Griezmann tendrá la oportunidad de brillar en el papel central ofensivo, que disfrutó con gran éxito tanto para el Atleti como para la selección francesa.


El francés, que ha marcado cuatro goles en todas las competiciones de su nuevo club, puede establecer una relación más estrecha con Messi y convertirse en uno de los compañeros del cinco veces ganador del Balón de Oro, marcando lo que también sería un primer gol en Europa para sus nuevo equipo.