Las críticas más duras que le hacen a Messi, su crédito se acaba

No son las mejores horas del astro argentino

Hay veces que la vida te sonrie y otras que es mejor no levantarse, y eso es aplicable a todo ser humano que hay sobre la tierra. Y aunque muchos se piensan que Messi no es de este mundo lo cierto es que sí lo es, y a veces hay detalles que lo recuerdan.

El argentino regresó a la selección tras una sanción de tres meses al anotar el gol de la victoria por 1-0 de su equipo sobre Brasil, su más acérrimo rival. En el minuto 14 marcó un rebote de penalti y poco después de su gol, intercambió palabras acaloradas con Tite, el seleccionador del equipo brasileño, quien se quejó al árbitro.Más tarde el técnico de 58 años, después de la derrota de Brasil explicó su versión de la historia al tiempo que reveló su enfrentamiento con Messi.

La queja se habría originado porque a Messi le tenían que haber mostrado una tarjeta amarilla, fue entonces cuando el crack dijo que se callase y él le contestó diciendo que se callara él. Añadió también que no quería hablar más sobre este asunto, aseguró que se necesita un árbitro fuerte capaz de enfrentarse a todo tipo de situaciones, y en ese momento el cuerpo técnico no estuvo a la altura, además terminó por defender su actuación. No fue el único que ha criticado a Messi, también el capitán de Brasil, Thiago Silva, vapuleó al astro tras su derrota ante Argentina, en Arabia Saudí.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Leo Messi (@leomessi) el

El jugador afirmó que el argentino quería dirigir el juego y también a los árbitros, en definitiva quería ser él quien hiciera sonar el silbato, de hecho se quejó de que tenía más autoridad que nadie, porque se veía una cierta admiración por parte del colegiado, y eso es lo que no puede ser. 

Se habla de la necesidad de la educación por parte de todos, y una de las figuras más admiradas de los últimos tiempos es precisamente lo que no ha tenido en el campo. El problema es que el argentino se siente intocable, y es que su propio club le ha otorgado este privilegio y les va a salir más caro incluso que perderlo.