¡Fichaje inesperado! Florentino Pérez acepta el último capricho de Zidane

El francés es un enamorado del juego del joven jugador al que compara con los mejores

Zinedine Zidane es un hombre de fuertes pensamientos. Si tiene algo en la cabeza es muy complicado quitarle de la misma idea. No es que sea un cabezón , es que su cabeza es muy difícil de poder cambiarla. Si tiene la idea dentro de ella va a luchar contra viento y marea para defenderla. Ahora se ha empeñado en el francés Camavenga y antes o después jugará en el Real Madrid. Pero aquí tratamos otra historia. Sigue leyendo. 

Esto ha traído grandes dolores de cabeza al madridismo. Sobre todo este verano. La marcha de Dani Ceballos y Sergio Reguilón sigue escociendo al madridismo. Sobre todo después de que el lateral izquierdo fuera llamado este mismo viernes para ir convocado por primera vez con la selección española. Muchos son los jugadores que Zidane ha desechado desde su llegada, pero quizás estos dos son los que más duelen al Madrid y a Florentino.

Ambos están cedidos y tendrán que volver tras la temporada y la Eurocopa 2020. Como también volvió James desde Munich. Zidane fue tajante: no lo quiero. Pero esta vez Florentino jugó sus cartas y subió el precio del colombiano al Atlético y Nápoles, máximos pretendientes del colombiano, para hacer imposible su venta. 1 de septiembre y James dentro de la plantilla. Zidane no ha tenido más remedio que utilizarle. Y le ha venido bien.

No siempre gana Florentino las batallas. Este verano la dirección deportiva quería ceder a Federico Valverde a un equipo de la primera división para que fuera cogiendo minutos  y experiencia. El internacional uruguayo es un jugador muy bien valorado por la dirección deportiva. Sus informes son más que positivos y se le veía como un jugador con futuro en el Real Madrid. Pero debía salir para crecer. Hasta que se entrometió Zidane.

El francés fue tajante: Valverde no se mueve. Le quiero y va a jugar muchos minutos conmigo. Otra mini guerra entre Zidane y Florentino y los suyos. Ante la imposibilidad de traer a Pogba, sueño y deseo de Zidane, la directiva acepto darle a Valverde a Zidane. En enero el uruguayo estará fuera, pensaron. Qué equivocados estaban.

El uruguayo demostró ayer que Zidane no se había equivocado con él. El francés le definió tras el partido como un jugador moderno. El uruguayo dijo “ voy a correr hasta que me revienten las piernas”. Enamoró al Bernabéu. Fede y 10 más. En Madrid hay un nuevo fichaje y es uruguayo. Quizás la raza que le faltaba a este Real se la va a dar Fede.

El Pajarillo quiere volar más alto que nunca. Suyas son sus alas, suyo será su vuelo. Zidane le ha abierto la jaula.