El fichaje que Neymar impone para volver al Barça

Que el jugador esté, sería una condición indispensable para el brasileño

Desde que dejó el Lyon para fichar por el Barcelona, Samuel Umtiti se ha perdido un total de 57 partidos debido a diversas lesiones, la última de ellas en la rodilla. Por desgracia, eso no es una explicación suficiente para el club. Como resultado,los catalanes ha empezado a buscar un sustituto.

El primer hombre en la lista es el ex-jugador del Valencia Rodrigo Caio. El versátil defensa brasileño de 26 años casi se uno a la Premier League, pero el movimiento de 12 millones de euros fracasó cuando Caio revocó su decisión por problemas de forma física.

Pero desde entonces, Caio no ha tenido ningún problema significativo de lesiones. De hecho, el central del Flamengo se ha convertido en una de las grandes estrellas de la Serie A brasileña. Ha sido uno de los jugadores constantes del Flamengo en la temporada 2019.

Caio ha hecho 29 apariciones en todas las competiciones, marcando 4 goles. Ha demostrado ser fiable en el balón, con un 90% de precisión en el pase. El internacional brasileño es el que domina desde el punto de vista aéreo, lo que lo convierte en otro rasgo deseable para el Barça. Ha tenido problemas disciplinarios en el pasado, habiendo recibido 36 tarjetas amarillas y 2 tarjetas rojas a lo largo de su carrera. Pero eso sólo demuestra que Caio tiene la capacidad de jugar duro cuando es necesario, y que no tiene miedo de ser fichado por el equipo.

Pero hay una razón mucho más poderosa para que los catalanes vuelvan a poner sus ojos en el jugador de Brasil, se trata de la recuperación de su niño bonito. Neymar estaría hablando con el club de forma extraoficial en unas negociaciones muy pero que muy duras y en las que el jugador impone condiciones, y una de ellas habría sido que se trajeran al vestuario a su colega.

Pero Caio costará mucho más de lo que se pensaba de primeras.  Se dice el brasileño exigirá hasta 30 millones de euros por sus servicios. Pero considerando lo que se juega, podría ser hasta razonable.