¡Lo último! La guerra sigue abierta en el Barça y Messi no da tregua

La pelea en el vestuario no se tranquiliza

Cuando se abre una guerra dentro de un gran club siempre se sabe, y sobre todo siempre se opina. El Barcelona no está viviendo precisamente una época dorada dentro de su vestuario, aunque para ser justos, las ha vivido peores. La amenaza de marcha de Messi no deja dormir bien a Valverde, eso es de sobra conocido, lo que no se sabía es que otros problemas iban a entrar en el tablero de juego.

Messi es un tipo “difícil” o eso ha dicho Griezmann, y a pesar de que el hijo pródigo se fue, el Cholo Simeone no ha podido resistirse a hablar del asunto, su corazón le pierde, y al final ha dado la última hora de la pelea entre los jugadores.

El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, dijo que la forma de sacar lo mejor de Antoine Griezmann junto a Lionel Messi en Barcelona es un problema que Ernesto Valverde tiene que resolver.

El delantero francés cambió al Atlético por el Barça durante el verano, pero todavía no ha logrado exhibir su mejor forma y dar todo de sí con su nuevo club. Griezmann ha jugado con más frecuencia en la banda izquierda, una forma de contentar a Messi y Luis Suárez, que por el momento no ha dado buenos frutos al menos con Leo.

Simeone quiso echar balones fuera al principio, "Es un problema para Valverde, tengo mis propios problemas", aseguró pero cuando le preguntaron por el jugador se deshizo en halagos "Lo vi hace un par de días. Está muy contento, obviamente está donde quería estar. Tiene talento y va a estar bien. Es una buena persona, humilde, sabrá entrar en la dinámica de grupo de la manera correcta"

"Es un tipo que no habla mucho pero se involucra mucho". "Entrará lentamente en el grupo, paso a paso, con calma". Es un tipo feliz y no tengo dudas de que le irá bien".

Por el momento Griezmann ha marcado tres goles y dos asistencias con el Barcelona hasta la fecha, pero ha comenzado una guerra contra uno de las estrellas de su equipo y eso no le va a salir bien, de hecho el astro argentino no disimula su descontento.