El mejor fichaje del Real Madrid en años y Zidane no le quiere en el equipo

La afición encantada con el jugador solo espera que el francés no haga ahora un "Dani Ceballos"

Era un día importante para él y lo sabía tanto el jugador como su entorno más cercano. Tras dos partidos fuera de la convocatoria por una leve lesión, tanto James como los que están junto al colombiano querían respirar tranquilos sabiendo que el entrenador del Real Madrid sigue contando con el 16 en sus planes.

James estaba totalmente recuperado de sus dolencias físicas y efectivamente entró en la convocatoria de la que se quedaron fuera hombres como Vinicius o Lucas Vázquez. La plantilla blanca es extensa en su mitad ofensiva y esto provoca que a medida que la enfermería blanca se va vaciando Zidane tiene que hacer un puzzle muy complejo en el que siempre le sobra alguna pieza. Eso sí, mientras después de los partidos no haya echado en falta a ninguna de esas piezas, todo marchará bien.

Una vez James había respirado tranquilo por estar dentro de los 18 que estarían en el verde del Santiago Bernabéu, se llevó la noticia de que no sería de la partida y que tendría que esperar su oportunidad en el banquillo, junto a otros jugadores de caracter ofensivo como Rodrygo, Jovic o Isco, por lo que quería decir que tenía serias papeletas de no jugar finalmente si el partido no tomaba el rumbo necesario para que el saltase al campo.

Finalmente el de Colombia fue llamado por Zidane cuando el partido encaraba la recta final pero los diez minutos de los que dispuso el cafetero bastaron para marcar gol en un estadio en el que no lo hacía desde hacía más de dos años, precisamente contra el mismo rival, el Granada. Si no hay más lesiones para volver a cortar su ritmo, James es el mejor fichaje que habrá hecho este año el Real Madrid (con el permiso de Eden Hazard) con la vuelta de este por el final de su cesión al Bayern de Munich.