Messi firma su despido durante el Barça-Leganés

El jugador ya tiene un pie fuera del club

 El partido del Barcelona ayer tuvo momentos muy buenos y nos dejó algunas grandes jugadas para el recuerdo, tampoco fue de los más brillantes que ha podido tener el equipo, de hecho no brilló como debería y eso no gustó a muchos, pero si hay alguien especialmente molesto con que lo sucedía ayer, ese es sin duda Antoine Griezmann.

El francés estuvo  de nuevo en la banda izquierda, y en gran medida ineficaz.En lugar de convertirse en el salvador de los campeones en un Estadio Municipal de Butarque poco convincente, un molesto Griezmann tendría que ocupar su asiento fuera del campo. Ni siquiera un aumento de la confianza al poner fin a su sequía de siete partidos con Francia durante el descanso internacional pudo evitar lo que era casi un hecho antes de saltar al campo. 22 minutos más tarde, Arturo Vidal, el sustituto, se deshizo de un gol en los últimos compases del partido, lo que, por lo menos temporalmente, logró obtener los tres puntos de ventaja en la liga.

Un argumento perdurable sobre sus características de no gelificar con el sistema de Valverde sigue siendo pertinente. El delantero uruguayo Luis Suárez,quien había anotado de cabeza el gol del empate tres minutos antes de la expulsión de Griezmann, y el incomparable Lionel Messi continuaron dominando el mediocampo en el 4-2-3-1 elegido por el míster de los culésEn este estado de cosas, su nuevo compañero de equipo galo ha pasado de ser un personaje central del Atlético de Madrid, a contar con una pieza de recambio del Barça al módico precio de 120 millones de euros.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Euro 2020 on arrive ! 🇫🇷

Una publicación compartida por Antoine Griezmann (@antogriezmann) el

Pero, ¿Cuánto tiempo más puede esconderse detrás de esta excusa alguien que el año pasado hizo un sondeo tan público en busca del reconocimiento de Ballon d'Or? De hecho la gran pregunta es cuánto más va a guantar el jugador los desaires del gran líder, osea Messi, que está firmando su despido. Al galo ya solo le queda esperar que le den una camiseta nueva que además podría ser la del PSG según últimas informaciones, porque un cambio por Neymar está bastante cerca. Pero ya se sabe que los franceses negocian duro