¡Pillado con el teléfono! Prefiere a Messi que a Florentino

La traición es muy dura para el Real Madrid

A Ernesto Valverde no le quedó más remedio que admitir  que el Barcelona se encuentra en un aprieto después de su derrota en La Liga ante el Levante con un empate sin goles en casa y  ante el Slavia de Praga el martes en la Liga de Campeones.

Lionel Messi golpeó el travesaño en la primera mitad, pero eso fue lo más cerca que estuvo del Barça durante una exhibición desarticulada que podría arrastrar al equipo de Valverde de vuelta a la lucha por la clasificación del Grupo F.

"El otro día perdimos contra el Levante y sabemos que este tampoco fue uno de nuestros mejores partidos", dijo Valverde. El técnico aseguró que que no habían sabido ser convincentes ni el pasado sábado ni ayer, que siente la presión que hay ahora mismo sobre el equipo y que está claro que tienen que responder.

En la próxima ocasión el Barcelona se enfrentará al Dortmund, y espera que la progresión esté asegurada antes de su último partido contra el Inter de Milán en San Siro.

Lo más probable es que ya hayan hecho lo suficiente para pasar a octavos de final, pero Valverde se enfrentará al escrutinio, ya que su actuación no ha sido lo contundente que se esperaba, cuando solo pasaron tres días después de de que su equipo fuera derrotado por el Levante por 3-1 en la Liga.

Si bien esa derrota se definió con tres goles recibidos en siete minutos de locura, ésta fue mucho menos dramática, una historia de tenaz posesión ante su propia afición, cuyo descontento contribuyó a crear un ambiente cada vez más amargo en vestuario culé.

Es la tercera temporada de Valverde en el club y parece que las cosas no van bien con el español al timón. Puede que sea el momento de que los catalanes cambien y anuncien una nueva era.

El hombre perfecto también está esperando en la banda. Y ese hombre es José Mourinho. El entrenador portugués lleva casi un año sin trabajo y Mourinho parece tener ganas de volver al fútbol. Se ha sabido de varios conversaciones con Bartomeu, y de momento parece encarrilado. Sería un terrible mazazo para Florentino Pérez.