¡Traición para el Barcelona! Prefiere jugar con Sergio Ramos que con Messi

Es un golpe que la Bartomeu no se espera para nada

Esta historia comenzó mucho tiempo atrás, nadie presagiaba que la jugada que preparaba el Barcelona para traer a Griezmann a su plantilla se haría realidad, pero se hizo realidad y el jugador francés llegó a Cataluña.

Hay que decir que tuvo un comienzo bastante decente en el Camp Nou, en el que se metió en el bolsillo  en sus primeros partidos. Sin embargo, la principal característica entre su racha goleadora de entonces y la de ahora es la ausencia y la presencia, respectivamente, de Leo Messi en el once inicial.

No es ningún secreto que cuando Lionel Messi se incorpora al once de Barcelona, el enfoque del equipo cambia de repente y todas las jugadas pasan por el capitán del Barça. Messi dicta casi todos los pases y está involucrado al final de muy posiblemente uno de cada dos balones. Lo que se ha notado recientemente es que, sin embargo, no pasa el balón a Griezmann como lo haría a Suárez o Neymar, o probablemente incluso a Coutinho o Dembele, en el pasado.

Griezmann se siente desanimado por el hecho de que haya sido objeto de tan duras críticas como ha recibido en el tiempo que lleva en el vestuario culé.

Se cree que el ex delantero de la Real Sociedad está siendo como era un año antes de fichar por los catalanes, hizo un dramático documental rechazando al Barça, a favor del Atlético de Madrid, para al final terminar acabando en brazos de Bartomeu, algo que muchos aficionados del fútbol no le perdonarán nunca.

Según últimas informaciones se ha sugerido, ahora, que el jugador lamenta su decisión de rechazar un acercamiento de Zinedine Zidane que le pedía que se uniera al Real Madrid durante el verano. Dicho esto, el Barça quiere que su estrella firme un contrato de intercambio con Neymar y, por lo que parece, Griezmann puede que se dirija al París Saint-Germain el próximo verano. O quizás el galo se la vuelva a jugar al club culé, en estas lides ya tiene experiencia, y terminemos por verle jugar con Ramos.