¡Se va! En el Barcelona no puede brillar y lo sabe

El club está en serios apuros

Los problemas para el Barcelona continuaron en Granada, donde fueron derrotados por el equipo local, que saltó, al menos hoy, a la cima de la clasificación de la Liga. Ramón Azeez casi desde el saque inicial y Álvaro Vadillo desde un penal en la segunda parte sellaron el destino del Barcelona, que tendrá que hacer una seria búsqueda espiritual tras este desastre.

Como era de esperar, Ernesto Valverde recurrió a la rotación, especialmente en el mediocampo, donde comenzó el trío formado por Sergi Roberto, Frenkie de Jong e Ivan Rakitic. Podría ya ser de las últimas veces que se visualiza esto. Junior Firpo sustituyó previsiblemente al lesionado Jordi Alba, mientras que Carles Pérez arrancó en ataque con Lionel Messi, que no estaba en condiciones para los 90 minutos completos.

 El partido probablemente no podría haber empezado peor para el Barcelona de lo que lo hizo, ya que el Granada tomó la delantera en menos de dos minutos. El balón fue jugado en el centro del campo por el guardameta granadino, donde Clement Lenglet cometió una falta, pero el silbato se mantuvo en silencio. La situación se vio agravada por un terrible error de Junior Firpo que permitió que el ataque de Granada continuara. Gerard Piqué intentó despejar el peligro con un bloqueo, pero eso sólo hizo que el balón pasara por encima de Marc-Andre ter Stegen y se dirigiera a la cabeza del Azeez que estaba esperando y que puso el balón en la red vacía.

El Barcelona dominó la posesión, pero los catalanes no pudieron crear nada. La falta de creatividad en el mediocampo volvió a ser una preocupación, mientras que los tres delanteros nunca recibieron realmente un balón con el que pudieran hacer algo. Granada, por su parte, rara vez se aventuraba a entrar en la mitad de Barcelona, pero siempre que lo hacían, amenazaban. La primera oportunidad decente del Barcelona no llegó hasta el minuto 21.