De tal palo, tal astilla

Mateo Klimowicz, delantero de Instituto, jugará en el Stuttgart de Alemania. Diego, su padre, se desempeñó en la Bundesliga durante ocho años.

Las insospechadas maniobras del destino suelen trazar similitudes entre la vida de un padre y su hijo. En el fútbol, en escasas oportunidades, sucede lo mismo y es el caso de los Klimowicz. Mateo, actual delantero de Instituto de la B Nacional, jugará a partir de la próxima temporada en el Stuttgart. Anteriormente, entre 2002 y 2010, su padre, Diego, también se desempeñó en la Bundesliga.

El equipo alemán abonará 1.500.000 euros por el 90% de la ficha del joven de 18 años. Además, el club cordobés podrá recibir otros €400.000 en caso de que el atacante, que también se desempeña como media punta, logre cumplir una serie de objetivos pactados en el contrato de venta entre ambas instituciones. A través de sus redes sociales, la Gloria anunció de manera oficial la transferencia y le deseó éxito al futbolista surgido de su cantera. Además, resaltó el valor que tendrá el ingreso económico para el futuro del club.

El joven Klimowicz, quien debutó en 2017 en el conjunto cordobés con 16 años, se destacó en la última temporada de la Segunda División del fútbol argentino. En la misma, marcó cinco goles en 16 partidos disputados, lo cual atrajo la atención de varios equipos europeos. En total, jugó 38 duelos y marcó seis tantos en Instituto. En el Stuttgart, que se encuentra en zona de promoción en Alemania con sólo 24 unidades, será compañero de los argentinos Emiliano Insúa, Santiago Ascacibar y Nicolás González.

Diego Klimowicz, padre de Mateo, durante su etapa en el Borussia Dortmund.

Por su parte, Diego, el padre de Mateo, arribó a la Bundesliga en enero de 2002 cuando Wolfsburgo le compró su pase a Lanús por tres millones de euros. En los Lobos disputó 173 encuentros y anotó 71 tantos. Luego, en julio de 2007, se marchó al Borussia Dortmund, donde jugó 45 duelos y celebró 11 goles. La travesía por el fútbol alemán finalizó en el Bochum en 2010, club en el que se desempeñó durante una temporada y media (nueve tantos en 28 cotejos).

A partir de la próxima campaña, Mateo Klimowicz intentará honrar el legado que su padre formó durante sus ocho años en la Bundesliga.