¡Por la espalda! Cristiano Ronaldo tiene un cabreo muy gordo

Nuevo enfrentamiento del astro portugués

 El entrenador Mourinho acaba de llegar a su nuevo equipo y ya está dando de qué hablar, la verdad que es algo que cabía esperar puesto que en todos los equipos que ha entrenado siempre ha sido más noticia él que incluso muchos de sus jugadores. 

Asique todos esperaban su rueda de prensa con impresiones y con actualizaciones del estado de sus nuevos jugadores, y él como buen profesional ha salido a dar las que le han parecido oportunas. Ha hablado de todo pero se ha centrado en la situación del centrocampista del Tottenham Hotspur, Victor Wanyama.

El capitán de Kenia, de 28 años, se ha convertido en una figura periférica en el Spurs en las últimas temporadas, una grave lesión de rodilla tras su impresionante primera campaña en el club, lo que ha limitado su apariencia y su forma física desde entonces. Wanyama estuvo a punto de abandonar el Tottenham en verano, pero el traspaso al Club Brugge belga fracasó.

Hizo una aparición desastrosa desde el banquillo en el Leicester City, que parecía oxidado cuando los Spurs tiraron por la borda su ventaja y perdieron en el Estadio King Power. Mauricio Pochettino lo usó de nuevo desde el banquillo contra Southampton al final de ese partido y tuvo 90 minutos en el Colchester United cuando los Spurs se cayeron de la Copa Carabao.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Focused and determined. 🦁

Una publicación compartida por Victor Wanyama (@victorwanyama) el

Wanyama no ha estado en un equipo de la jornada desde septiembre, y Mourinho que nunca rehuye un comentario sobre sus jugadores contestó gustoso que ya sabía que no está jugando de forma regular y eso hace que se pierda un poco la condición y que necesita jugar para demostrar lo que vale, él está convencido de su valía.

Sin embargo aunque las palabras puedan sonar bonitas, se sabe ya que el jugador está cada vez más cerca de la Serie A donde será un rival para Cristiano Ronaldo, algo que al jugador no es que le haga especial gracia, pero de nuevo supone otro golpe entre los intereses del portugués y su ex entrenador, veremos si no hay llamada sorpresa.