"Le mando todos mis ánimos" Bale y sus palabras más polémicas

Consejos vendo pero para mi no tengo

Las cosas en la selección inglesa no andan muy bien que se diga, y eso que Bale se ha perfilado como el rey de la fiesta, pero ni con esas. Hay situaciones que están muy complicadas como la de Jesse Lingard, que marcó hace 340 días, por última vez en la Premier League, y ese gol no fue más que un consuelo en la victoria por 5-1 sobre el Cardiff City. Su carrera de barón frente a la portería terminó el jueves por la tarde contra el Astana. Sin embargo, en su país todavía no ha registrado una asistencia en la Premier League en 2019 y recientemente fue omitido de la selección de Inglaterra en su último par de partidos de clasificación para el Campeonato de Europa. 

Como muestra de fe, Solskjaer, entregó a Lingard el brazalete de la Europa League, y se lo devolvió con su primer gol de esta temporada contra el Astana. Con el Manchester United ya clasificado y el noruego debutando con tres jugadores, puede que no haya sido el momento de orgullo que su entrenador preveía. Solskjaer admitió en su conferencia de prensa que "ha tenido sus retos en los últimos meses" y le permitió afrontarlos.

Hay algunas señales prometedoras en las actuaciones de Lingard, y su gol contra el Astana mejorará su confianza. Pero a menos que pueda traducir su actuación contra el Astana en el producto final de la Premier League, habrá jugadores con mejores registros en la división, como Mason Mount y James Maddison, que lo mantendrán fuera de la selección inglesa.

No ha sido el único que ha hablado de esta situación también lo ha hecho el menos esperado, es decir, Gareth Bale quien ha dicho que el jugador lo ha pasado mal pero que no quiere decir que no vaya a haber una remontada por parte de él. Ver para creer, en vez de hablar de su situación barre para fuera de casa.