Al nuevo entrenador del Real Madrid sus jugadores le llaman el Gran Hermano

Florentino ya negocia por con uno de los jugadores del su actual equipo, fichaje que vendrá en enero

El banquillo del Real Madrid está que arde. Si la temporada pasa fueron tres los entrenadores que ocuparon ese honor, este año el tema no ha empezado mucho mejor. A las primeras de cambio Zinedine Zidane ya ha sido cuestinado externamente por afición y prensa e internamente empieza a haber un run run que recorre el palco del Bernabeu y que ya se sabe, es la antesala del cambio de piezas en el cuerpo técnico.

Por el momento Florentino aguantará a Zizou en el banquillo hasta que la situación fuese insostenible, pues no es menos cierto que el Madrid va líder de la Liga aunque sin convencer ni mostrarse como un equipo seguro y fiable ni muchísimo menos. De hecho, es un mal síntoma el hecho de que aún yendo líder, la palabra crisis o al menos el descontento con el juego y la irregularidad esté en la mente de practicamente todo el madridismo. De continuar con la irregularidad que está mostrando en el campeonato doméstico, sumado a su mal inicio en competición europea, Florentino ya tiene recambio para el banquillo blanco, y no es otro que el argentino Marcelo Pochetino.

El ex central y ex jugador de entre otros equipos, el Real Club Deportivo Espanyol de Barcelona, es el preferido por Florentino para afrontar lo que sería un nuevo proyecto si definitivamente Zidane termina fracasando en su segunda aventura como DT merengue. Es cierto que Pochetino tiene contrato en vigor, pero no es menos cierto que no está contento allí y que piensa que ha agotado un ciclo en el club londinense. De hecho, la fractura entre el cuerpo técnico y la platilla comienza a ser evidente, y al míster ya se le apoda como Gran Hermano, por su tendencia a seguir los entrenamientos desde las grabaciones de las numerosas cámaras que hay en las modernas instalaciones deportivas del Tottenham Hotspur.

El Madrid ya negocia con los Spurts por su centrocampista Christian Eriksen y parece ser que en ese avión también vendrá el entrenador Mauricio Pochetino si Zidane no endereza el rumbo del transatlántico blanco.