Banfield derrotó 1-0 a Independiente y agudizó su crisis futbolística

En Avellaneda, el Rojo careció de imaginación para derribar el muro defensivo del Taladro, que se refugió en las acciones detenidas y se impuso por la mínima diferencia por el gol de Luciano Lollo.

En el estadio Libertadores de América, en el marco de la fecha 16 de la Superliga, Banfield derrotó 1-0 a Independiente, obtuvo una cuota de tranquilidad en su disputa por la permanencia en la máxima categoría y oscureció el panorama del Rojo, que se retiró en medio de una silbatina ensordecedora.

El elenco dirigido por Fernando Berón, quien continuará a cargo de la dirección técnica hasta la culminación de la temporada, comenzó el partido adueñándose del porcentaje mayoritario de la posesión e intentó desarrollar una veloz circulación de la pelota generando nuevas estaciones de pases.

En la estrategia ofensiva, adoptaron un rol relevante las colaboraciones en el mediocampo de Martín Benítez, quien partía desde las bandas y gozaba de libertad para centralizarse y ofrecerse como opción de descarga para los volantes. Los laterales Fabricio Bustos y Gastón Silva intentaban cumplir con la misma misión al proyectarse con frecuencia.

El Taladro, exhibiendo una de las características primarias de la filosofía futbolística que pregona Julio César Falcioni, se replegó con comodidad y buscó desarticular las sociedades rivales en la mitad de la cancha. El objetivo era forzar errores para que, una vez que recuperaba la tenencia, efectuar ataques directos para obtener un rédito de la velocidad de Reinaldo Lenis, Agustín Urzi y Julián Carranza.

Las amenazas que emitían ambos equipos no eran materializadas y el encuentro ingresó en un período de Guerra Fría. Sin embargo, el minuto 24 alzó a los simpatizantes de sus butacas y a los televidentes de las sillas con una ráfaga a un ritmo frenético, cargada de adrenalina y con una inyección de emoción.

Luego de que el conjunto de Avellaneda no aprovechara un córner a favor, el visitante construyó un contragolpe desde la agilidad de Lenis, quien avanzó desde su propio campo hasta el área contraria y lanzó un pase raso hacia el punto del penal que fue impactado por Jesús Dátolo, pero Lucas Romero se arrojó de manera milagrosa y bloqueó el remate.

Desde la agónica intervención del centrocampista, el dueño de casa impulsó una réplica conducida por Cecilio Domínguez y que propició la aparición por el centro, y en soledad, de Benítez, quien no vaciló y ensayó un disparo desde media distancia que se marchó a instancias del poste derecho del arco defendido por Mauricio Arboleda.

1

En el ocaso de la primera etapa, Domínguez se filtró entre la defensa y habilitó a Silvio Romero, de nula participación hasta el momento, quien orientó el balón hacia su pie hábil y, con escaso recorrido, sacó un tiro de derecha que se fue desviado.

En el inicio del complemento, la entidad del sur del Gran Buenos Aires coqueteó con la inauguración del resultado. A los 5’, tras un córner desde la izquierda, Luciano Lollo desvió la trayectoria y, en una acción fortuita, permitió que Carranza recibiera en el sector derecho del área y rematase exigiendo la reacción de Martín Campaña.

Independiente, utilizando un monólogo similar al del tiempo anterior, ejerció un dominio geográfico, pero continuó padeciendo la falta de profundidad en los ataques y la falta de imaginación de sus componentes ofensivos para derribar la férrea defensa rival.

2

Las aproximaciones del local consistieron únicamente en arrebatos esporádicos o, en maniobras individuales, donde exhibió las dificultades para verticalizar. Una de las pruebas de la estéril generación futbolística fue un desesperado disparo lejano de Pérez, el cual se fue a centímetros del palo derecho.

Más tarde, a los 13’, Blanco volvió a demostrar su inquebrantable voluntad y, tras conseguir profundizar por la franja derecha del terreno, envió un centro al primer poste que encontró a Silvio Romero, quien se anticipó y obligó la aparición de Arboleda, que evitó la caída de su valla.

3

Pese a que su postura defensiva no presentaba atisbos de reacción ofensiva, Banfield sacó provecho de una de sus mayores virtudes: las jugadas detenidas. A los 23’, tras un tiro de esquina de Dátolo, Lollo huyó del marcaje de Lucas Romero, conectó de cabeza y, luego de que la pelota se escurriera entre las piernas de Campaña, decretó el 1-0.

De esta manera, Independiente acumuló su segunda presentación consecutiva sin ganar y no pudo aproximarse a los puestos de clasificación a las competiciones internacionales. La victoria le permitió a Banfield engrosar el promedio y aumentar la diferencia que posee con respecto a Aldosivi, Patronato y Gimnasia de La Plata, las tres instituciones que estaría descendiendo a la Primera Nacional.

 

Formaciones:

Independiente: Martín Campaña; Fabricio Bustos, Alan Franco, Nicolás Figal, Gastón Silva; Pablo Pérez (ST 37’ Alan Velasco), Nicolás Domingo, Domingo Blanco; Martín Benítez (ST 28’ Sebastián Palacios), Silvio Romero y Cecilio Domínguez (ST 20’ Cristian Chávez). Entrenador: Fernando Berón.

Banfield: Mauricio Arboleda; Luciano Gómez, Alexis Maldonado, Luciano Lollo, Claudio Bravo; Reinaldo Lenis, Jorge Rodríguez, Sergio Vittor, Jesús Dátolo (ST 34’ Sebastián Dubarbier); Agustín Urzi (ST 35’ Nicolás Bertolo) y Julián Carranza (ST 44’ Giuliano Galoppo). Entrenador: Julio César Falcioni.

Goles: ST 23’ Luciano Lollo (BAN).

Amonestados: ST 9’ Jorge Rodríguez (BAN), 11’ Domingo Blanco (IND), 21’ Agustín Urzi (BAN) y 25’ Pablo Pérez (IND). ST 17’ Julián Carranza (BAN), 30’ Alan Franco (IND), 49’ Lucas Romero (IND) y 50’ Nicolás Figal (IND).

Estadio: Libertadores de América (Avellaneda).

Árbitro: Pablo Dóvalo.